Publicaciones

marzo 2010
L M X J V S D
« Feb   Abr »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Usuarios online

Comentarios

Suscripción RSS

Archivo de marzo 2010

Día 31 de marzo. 2.545 millas amurados a estribor

Faltan para el fondeo de Man of War Bay 137+ 8 Nm. las 137 al Waypoint que da resguardo a los islotes del N de la isla + 8 para llegar al fondeo de sotavento. Si todo se produce con normalidad, vamos a hacer una travesía con todas esas millas amurados a la misma banda y las ocho últimas probablemente a motor.. Es decir, las velas no van a oler el amurado a babor.

Mientras estamos escribiendo, dicen los aparelhos del panel, que faltan 12 horas para llegar al Waypoint de Tobago. El piloto automático de respeto se ha portado.

Acabamos de entrar en el correo y visto todas las intervenciones en la Web que ha provocado el susto de ayer. Gracias a todos por vuestros comentarios y ánimos. En este momento la historia ha cambiado totalmente, por eso decidimos contarla ayer, cuando aún estaban a flor de piel las sensaciones. Creo que fueron más sensaciones que motivos reales de alarma. El mal rato ha pasado, una experiencia más y ahora a mirar hacia avante.

Estos días seguimos navegando con cielos grises, las noches aún con luna llena, no son muy gratificantes, el cielo se ve lechoso y brumoso, feio de mais.

A cambio de esta parte negativa, hemos notado que en esta travesía las guardias, de las que no habíamos hablado absolutamente nada, nos han resultado más llevaderas que otras veces. Estamos haciendo una guardia seria de 4 horas cada uno en la noche y al amanecer una de dos o tres horitas. Con estas 6-7 horas de sueño el cuerpo está descansado, la cabeza despejada y todo marcha bien.

Hemos probado un quitavientos, que llevamos para el lateral de la bañera. Funciona estupendamente y hace más confortable la estancia en la popa, al exterior. Tiene un inconveniente, que impide el correcto funcionamiento de la línea de vida correspondiente, pues se diseñó por el exterior de ésta, grave error. Con una pequeña reforma y situándolo en la parte interior nos va a ser de gran confort y utilidad. Ahora y con vientos no muy fuertes, no podemos comer ensalada en la mesa de la bañera, porque algunas veces las hojas de lechuga han salido
volando. Otro trabajito para hacer en Trinidad.

La lista de reparaciones, mejoras y demás es ya de tres hojas de agenda. Esperemos que en tres o cuatro meses, los caribeños de Trinidad sean capaces de terminarla.

Posición a las 15 horas UTC
Latitud: 09º 49´86 N
Longitud: 58º 47´17 W
Rumbos: 274º a 321º
Temperaturas del aire entre 25,5 y 32º
Temperatura del agua: 28º
Millas navegadas en las últimas 24 h: 206 Nm
Millas navegadas desde Melilla: 7.480 Nm
Distancia a Tobago en rumbo directo: 137 Nm

Dedicatoria a las aguas cristalinas de los fondeos y al relax que esperamos encontrar en Tobago.

Día 30 de marzo. La mayor RASCA de mi historia.

Cerramos la crónica de ayer mezclando a Neptuno con Eolo, se ha debido cabrear y nos ha mostrado su especialidad.

Son las 01,00 UTC, las 10 de la noche. Magdalena se va a dormir y yo me quedo con mi guardia. Todo es normal. El viento anda por los 16-18 kts. de aleta.

En unos minutos el viento sube a 20-22 kts. y rola al N. El mar que ya estaba formado, tipo marejada, ola de 2 metros, comienza a ponerse feo. Ajusto el trimado para mar y viento más duros y filo escotas de mayor y foque. Me quedo en el puesto de gobierno de babor, en el exterior, para sentir la sensación de la mala mar desde ahí fuera, la cosa se empieza a poner fea. Vamos con un rizo en mayor y foque de 40 m2. Hemos reducido trapo porque la ETA (hora estimada de arribo) a Tobago nos da, en el ploter, a las 22 UTC del día 31 y no queremos llegar de noche.

Comienzan a cruzarse las olas, el mar se vuelve confuso y aquí empieza el infierno. El cata sube y baja, pega guiñadas como una marioneta, alguna de las bajadas recuerda la del Gran Khan en Port Aventura. Cada vez las olas son más duras y vienen con un frente escarpado. Muy altas no son, de 2 a 4 metros. La verdad es que no me paré a pensar en su altura y si en su dureza.

Pienso si puedo o debo hacer algo y no se me ocurre nada. Rizar más ni de coña, aproarse al mar en estas condiciones es algo a lo que no me atrevo. También razono que es viento de aleta de 22-24 kts. y que no es para tanto. La velocidad del barco no es excesiva, vamos haciendo una media de 10 kts. que no es mucho para este barco, teniendo en cuenta además la corriente a favor de 3-4 kts. Solo puedo estar alerta y esperar.

El miedo comienza su escala ascendente. Es de noche y esto influye bastante, lo sé, trato de tranquilizarme. Van pasando los minutos y el razonamiento lógico pierde fuerza y se desvanece, mientras el miedo se apodera de mí.

No se me ocurre llamar a Magdalena porque en principio pienso que no me va a resolver nada y decido seguir solo ante el peligro, creo que me equivoqué.

La sombra del pánico aparece en escena. Me escondo de la realidad, entro al puesto de gobierno del interior y cierro la puerta a mi espalda. La sensación cambia pero no se resuelve nada. Me paso así, una, dos y hasta tres horas con una zozobra que se va incrementando por momentos.

El barco va a perder la dirección del piloto automático, me repito una y otra vez, esto da escalofríos. Pensar en tener que llevar la rueda del timón a pecho descubierto, en estas condiciones, me da terror.

Son solo 22-24-26 kts. de viento y por la aleta, pero la sensación es como si de un temporal de F-8-9 se tratara.

Las olas, gigantes para mi, entran ahora por el costado de estribor y alguna barre la bañera. Nunca antes habíamos tenido esta situación. Estar acojonado es poco, he entrado en pánico. Así transcurrieron esas 3-4 horas hasta que a eso de las 3 de la madrugada parece que la situación se estabiliza o empieza a mejorar. Llamo a Magdalena y su compañía me tranquiliza y comienzo a ver las cosas con mayor realismo. Las piernas, como siempre, me flaquean y me duelen cantidad, son mi talón de Aquiles, estoy cansado y fatigado por el stress.

Como es normal, éste me parece el peor momento vivido en navegación. Seguramente tres días antes de Azores y en Croacia, en su día, si me preguntan hubiera dicho lo mismo. Curioso, el temporal de Azores también fue tres días antes de la arribada a destino, Horta, esta vez le ha tocado a Tobago y ha sido muchísimo más corto, apenas 4 horas.

Contar estas sensaciones no es fácil y desnudarse contándolas, tampoco. Pero esto forma parte de esta vida que hemos elegido, en la cual no todo son fiestas y pasarlo bien. Esto también forma parte del programa. Afortunadamente hay más de aquello que de esto.

Posición a las 15 horas UTC
Latitud: 08º 25´96 N
Longitud: 55º 40´02 W
Rumbos: 288º a 309º
Temperaturas del aire entre 25,5 y 31,5º
Temperatura del agua: 27-28º
Millas navegadas en las últimas 24 h: 219 Nm
Millas navegadas desde Melilla: 7.274 Nm
Distancia a Tobago en rumbo directo: 335 Nm

¡Mierda pa Neptuno!, lo digo en voz bajita por aquello de si puede haber represalias, aunque como es un poco antiguo y mayor, seguramente no controlará Internete y es fácil que no se entere de que le he mandado a la m…….. Mira que ayer dedicarle nuestro día de navegación y como lo paga. La cosa tien cataplines.

Día 29 de marzo, La alfombra voladora

Por fin se confirma, después de un par de días con corriente a favor, que nos hemos subido a la famosa alfombra voladora. Aunque es el final de trayecto, viene muy bien desplazarse con dos o tres nudos de corriente a favor. La mar sigue tendida, un poco revuelta, con olas de 2 metros. Seguimos en la coctelera. Siempre pedimos que venga el viento y cuando llega, con 15 nuditos y monta olas, luego vamos y nos quejamos. No sabemos lo que queremos. Bueno, si lo sabemos, queremos un buen sotavento de isla grande, donde la ola no se monta y navegas como en un cuento de hadas. Eso es el Caribe y ya estamos bien cerquita, apenas a dos días y pico. Continuamos con las tres velas desplegadas, devorando millas y millas, ya llevamos casi dos mil.

Ayer, volvimos a contactar en las ondas, durante la Rueda, con el Ilusión y el Tin Tin. Al Ilusión siempre le copiamos estupendamente y ayer, al Tin Tin, bastante bien. Hemos quedado para días sucesivos al terminar la Rueda, hacer una mini paralela entre nosotros. El Tin Tin ya ha cruzado el ecuador de su travesía a Las Marquesas y tienen una previsión meteo estupenda para toda la semana. El Ilusión saldrá a la zaga dentro de pocos días.

Ayer, teníamos pan recién hecho y cenamos unos estupendos huevos cuasi fritos con chorizo. Cena simple y apetitosa donde las haya.

El día amaneció regular y ahora, a mediodía, el sol brilla con fuerza y carga un poco nuestras baterías. En esta travesía el aquagenerador que llevamos por popa, ayuda solo lo justito. Si ponemos las palas grandes, como llevamos bastante velocidad estos días, el cabo antitorsión, se torsiona y forma nudos, acaba haciendo una pelota que impide el giro de las aspas. Las hemos cambiado por las de menor tamaño y ahora la carga es pequeña. Como llevábamos tres días casi sin sol, el déficit de carga es muy importante y tenemos que arrancar motor dos horas diarias.

Estamos leyendo la escasa información que tenemos sobre Trinidad y Tobago. Tenemos un libro de Nacional Geographic sobre El Caribe que trajo el tío Migue en el viaje anterior, así como la guía Reeds que también habíamos comprado en aquel momento. Como no pensábamos venir por aquí, no habíamos preparado nada. A cambio vamos sobrados de Argentina y Chile.

Posición a las 15 horas UTC
Latitud: 06º 48´85 N
Longitud: 52º 23´24 W
Rumbos: 290º a 314º
Temperaturas del aire entre 25,5 y 30º
Temperatura del agua: 27-28º
Millas navegadas en las últimas 24 h: 187 Nm
Millas navegadas desde Melilla: 7.055 Nm
Distancia a Tobago en rumbo directo: 557 Nm

Muy interesante el comentario de Kurucho, con la visión lúdico festolera de un profesional de la marina mercante. Gracias Luigi.

Dedicatoria del día de hoy, a Neptuno, que salvo un par de averías que no tienen nada que ver con él, esas corresponderían a Vulcano o algo así, por haberse portado bien y mandarnos buenos vientos.

Día 28 de Marzo. Brasil, hasta la próxima

Tenemos a 50 Nm. en la carta, la línea fronteriza que separa Brasil de la Guayana Francesa. En unas horitas más diremos adiós a Brasil por esta vez. Trataremos de hacer una reflexión de nuestras sensaciones y vivencias durante la estancia en este país.

Brasil, que gran país. Según el eslogan que repiten continuamente en todos los medios de comunicación: “Brasil, un país de todos”. Aunque es sabido que es más de unos que de otros, como en el resto del mundo, si hay un orgullo generalizado de ser ciudadano brasileño, continuamente se repite en las canciones, en los conciertos, en cualquier charla, la palabra Brasil, a modo de consigna, de lema, de bandera. Es un país donde importa poco lo que sucede alrededor. En las noticias de la radio, que escuchábamos habitualmente, apenas se da un corto flash del resto del mundo. Hay un egocentrismo importante y priman las noticias locales y nacionales, aunque sean de poca monta, sobre los que puede estar conmoviendo al resto del planeta.

Su costa, también enorme, más de 8.000 km. ocho veces la distancia Barcelona-Cádiz, es bastante complicada para la navegación. El mar casi siempre está formado, pues los alisios del E soplan casi de continuo, como en Canarias, no nos ha tocado casi nunca mar plano y ya hemos navegado entre la ida y la vuelta, más de tres mil millas. La navegación costera es muy complicada por causa del gran número de pescadores locales, que durante la noche, en sus embarcaciones tradicionales, no usan apenas la luz ni de fondeo ni de navegación. Lo cual limita bastante el navegar por las noches dentro de la plataforma pesquera. En algunos puntos ésta sale de la costa unas 15 millas y en otras zonas pasa de las 100. Si la distancia a recorrer es pequeña, cabrea tener que salir 15 ó 20 millas para eludirlos y otras tantas para volver a la costa. Una vez que te has acostumbrado, este problema deja de existir.

En la zona en que nos hemos movido, desde Natal hasta Camamú, todos los fondeos y abrigos son en cauces fluviales, casi siempre con fuertes corrientes, a las que no estamos acostumbrados, que dificultan bastante las maniobras. También hay que cogerle el punto. Las aguas, de estos ríos que son tan caudalosos, siempre tienen tonos coloreados, café con leche, marrón, rojizo, etc. lo que hace que los baños tan apetecibles en los fondeos, no sean idílicos. A cambio los tenederos suelen ser formidables, arena y fango duro generalmente. En las playas de la costa, tampoco el agua es transparente como en el Caribe. Siempre es limpia, no contaminada, pero no clara.

El clima, tropical. Todo el mundo lo sabe y su famosa canción así lo dice: moro, num país tropical, abençoado por Deus e bonito por natureza…………………………………………….
Vaya si son bonitas sus costas, sus coqueiros, sus playas, su verde rabioso, sus manglares y la inmensidad de sus aguas fluviales. Ten agua que no cabe mais.

Sus gentes, bien amables y cariñosas, a la vez que muy aseados y limpios. Vocingleros y ruidosos, vaya que si lo son y sin dudiva los mejores organizadores de grandes festejos, de todo el planeta.

Nos ha tocado vivir en Salvador, en primera fila, las grandes celebraciones de: la Concepción da Praia, el Reveillon, O lavagem do Bom Fin y el Carnaval. Que desmadre tan generalizado, que alegría, ¡que festa, que festa! Nos repetimos, como la morcilla, porque nos ha gustado tanto que ya estamos haciendo planes para volver, seguramente en carnaval.

No podemos en este recorrido por nuestras impresiones de Brasil, dejar de lado su música y sus ritmos. África está presente, con su percusión, en toda la vida musical del país. La samba cautiva y hechiza. Cuando ves esas bundas (culos) moverse como un flan, con movimientos rítmicos y a la vez sensuales, te quedas boquiabierto. Especialmente durante los carnavales.

Además de los clásicos, samba y bossa nova, ahora tenemos el axé, el forró, música actual que todo el mundo canta y corea en cada momento. En los conciertos canta más el público que los cantantes.

A destacar, el papel importantísimo que la cerveza juega aquí. Nosotros que somos bebedores de vino, nos reconvertimos rápidamente a las costumbres locales y nos inflamos a beber cervezas, muy ricas y siempre muy geladas, estupidamente geladas, que en alguna ocasión superaron, en una sola sentada, aperitivo o similar, los cuatro litros solamente para los Pratis. La verdad es que está bien rica y que sienta estupendamente, apenas coloca. Una particularidad es que casi no se orina, quizá porque con la sudoración permanente se elimina la mayor parte del líquido.

Ahora, en la ley seca que practicamos navegando, recordamos a veces aquellas botellas, metidas en su soporte isotermo para que no calienten, servidas en pequeños vasos de vidrio grueso, y se nos hace la boca agua, perdón, cerveza.

Esta, nuestra visión del país, dista mucho de ser un estudio antropológico, geopolítico, social, ni nada que se parezca. Es simplemente la visión fácil y algo frívola, fiesta y más fiesta, que unos viajeros como nosotros, mezclándose con el personal durante seis meses, han sacado.

Nos falta conocer el Brasil interior, el profundo Brasil, según nos dicen. Es posible que el viaje que teníamos programado a Manaos, lo hagamos desde Trinidad. Ya veremos.

La navegación de hoy tiene poco que reseñar, el viento ha subido de F-4 a F-4-5, hemos navegado muy rápido y hemos hecho un record en esta travesía, en el intradía de las 11,00 UTC, habíamos recorrido 201 Nm.

El día, como el de ayer, es gris, mientras escribíamos esta crónica, entró por sorpresa un chubasquito de veintitantos nudos, enrollamos con rapidez el génova y seguimos a lo nuestro. El mar está bastante revuelto, tipo marejada, vamos salseaditos.

Posición a las 15 horas UTC
Latitud: 05º 21´02 N
Longitud: 49º 38´72 W
Rumbos: 274º a 310º
Temperaturas del aire entre 26 y 30º
Temperatura del agua: 28º
Millas navegadas en las últimas 24 h: 200 Nm
Millas navegadas desde Melilla: 6.868 Nm
Distancia a Tobago en rumbo directo: 743 Nm

Dedicatoria del día de hoy: a nuestro amigo brasileiro Roger, a quien conocimos en Natal y seguimos tratando hasta la despedida en Salvador, con quien hemos compartido grandes charlas en portugués y muchas cervezas. Después de soltarnos amarras en el fluctuante, salió corriendo con su dinghy para jalear nuestra salida con su bocina de gas, a lo que nosotros respondimos con la nuestra y varios vecinos de pantalán, desde sus barcos, se unieron a la despedida. En verdad que estos momentos son muy entrañables y emotivos. Gracias Roger por habernos brindado tu amistad. (El dolce de banana, que nos regalaste para endulzar el adiós, está bien rico, gracias otra vez.)

Día 27 de marzo.- Por el través de babor, El Amazonas

Que gran río el Amazonas, no como otros, el Río Negro de Luarca, por ejemplo. (Rivalidad entre pueblos, jua, jua).

Lo estamos diciendo a la vista de la carta náutica en el ploter. El angelito tiene a la salida entre Cabo Norte y Cabo Maguari, la friolera de 150 Nm. (278 Km.) como de Barcelona a Castellón. Vaya crecida que lleva el Ebro. Las pirañas, jacarés, anacondas, etc. etc. y todo lo demás, no lo vemos desde las 275 millas de distancia que nos separan de su desembocadura.

La navegación de ayer fue rapidilla y sin incidencias. Desde hace tres días seguimos navegando con las tres velas desplegadas, siempre con un rizo en mayor, a excepción de la noche en que recogemos el génova. Esto nos está proporcionando buenas velocidades y mucha seguridad.

En las últimas 15 horas se ha establecido con firmeza un F-4 del NNE, vientos de entre 11 y 16 kts. vamos a carajo quitao, con puntas de hasta 11,5 kts. y medias mantenidas de 7-8-9 kts.

Decíamos que la mayor siempre lleva tomado un rizo, desde que pusimos en servicio el piloto de respeto. En el puesto de gobierno de babor, donde va situado este piloto, no disponemos ni de las precisas y oportunas indicaciones de viento, ni del mando a distancia del winche central. Este winche es el que realiza casi todas las maniobras importantes del barco, por lo que nos sentimos inseguros realizando maniobras no habituales, que siempre pueden dar lugar a algún error.

Lo más entretenido del día de ayer fue la Rueda Argentina. Solo estábamos navegando dos barcos y como las meteos tardaron poco en facilitarse, nos dedicamos a charlar durante hora y media. Charlamos largo y tendido con Alejandro, hablamos del Cibeles, había estado con Maribel y Julio tomando café en su barco, en Buenos Aires. Comentamos lo que nos hemos perdido por no seguir la ruta prevista y él, sin chovinismo, nos relató las maravillas que tiene su país, Argentina, algunas que conocimos en nuestras estancias anteriores y otras que quizá nunca veamos. Después intervino Julio del Velero Ilusión, están por la zona de Panamá y nos animó a visitar con tiempo las Islas de San Blas, Alejandro se unió a esta recomendación. Dice Julio que lo mejor que les ha pasado en su vida de navegantes ha sido la estancia en estas islas. En su día nos las había recomendado Fernando Gómez, navegante argentino afincado en España, cuando compartimos estancias por el Caribe. Tanto Alejandro como Julio conocen a Fernando y Roxana y hablaron muy bien de ellos, lo mismo que hacemos siempre nosotros. Son muy buena gente, aunque tienen un defectillo, no prueban bebidas alcohólicas y eso en nuestro ambiente es casi, casi delito. je, je.

Las ondas nos permitieron hablar directamente con el Tin Tin, con Guillermo, que estaba muy animado porque al fin tienen viento y navegan con buen tiempo. Les faltan 2.000 Nm para llegar a las Marquesas. ¡Animo!, que lo tenéis a tiro de piedra. Intervino también en la charleta Pep, del DORIA, con el barco en tierra, en Trinidad, rodeado de otros muchos barcos y saliendo a las ondas como un cañón. Alberto, del TOBAGO, un italiano que habla un estupendo español y que estos días mantenía casi una rueda paralela, traduciendo para sus paisanos, nos habló desde St. Vicent. Raulito y algún otro al que no copiamos bien. Vamos, una tertulia en toda regla.

La rueda da un servicio muy importante que son los partes meteorológicos, pero desde nuestro punto de vista, lo más agradable es que nos permite entrar en contacto con otros navegantes, a los que en muchas ocasiones luego conocemos en persona y ya parece que no necesitamos ni presentarnos. Lo que está claro es que el momento de la Rueda es esperado a bordo, nos entretiene y nos ayuda.

Posición a las 15 horas UTC
Latitud: 04º 15´10 N
Longitud: 46º 32´96 W
Rumbos: 270º a 300º
Temperaturas del aire entre 25,5 y 30,7º
Temperatura del agua: 28º
Millas navegadas en las últimas 24 h: 169 Nm
Millas navegadas desde Melilla: 6.668 Nm
Distancia a Tobago en rumbo directo: 938 Nm

Hoy la dedicatoria está clara, a La Rueda Argentina, a Alejandro y a Raúl, así como a todos los participantes.