Publicaciones

febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Usuarios online

Suscripción RSS

Archivo de febrero 2010

CARNAPRATI BAHIA 2010, La Crónica del Carnaval

 

Conocimos a Carlos y Magdalena, ¨LOS PRATIS¨, a través de Sergio, el cual los conoció a través de alguien ya comentado en otra crónica anterior. Desde el principio hubo mucha afinidad y muchas cosas en común, nos gusta el buen vino, la buena comida y sobre todo la juerga, en fin, mucha afinidad. Después de algunas previas, salidas nocturnas a cenar con conciertos, cumpleaños de Magda, cenas juerga en nuestra casa, viaje a Itaparica, ya comentado, etc.. adquirimos el compromiso de “Curtir” el Carnaval juntos. A todo esto nosotros somos tres Gallegos, Nuria, José Luis y nuestro hijo Abel de 12 años, que vivimos y trabajamos hace año y medio en Salvador.

Fuera ya presentaciones vamos a lo que interesa, el CARNAVAL, que este año celebraba los 60 años del “TRIO ELECTRICO” (una estructura muy grande, con un montón de Watios de sonido, tirada por un camión, en donde los importantes artistas Bahianos, que son los más reconocidos de Brasil, deleitan con sus canciones a los asistentes al tiempo que circulan por las calles)

SSL12122  
   

Ya como dos semanas antes en Praia do Forte comenzamos a sentir el Carnaval Bahiano con grupos de personas jóvenes disfrazadas con plásticos y paja y persiguiéndose unas a otras, algo muy Light, aunque interesante.

Con intención de entrar en ambiente, el sábado antes del carnaval nos pegamos una feijoada multitudinaria amenizada por dos Grupos de Samba de prestigio en Bahía, “Jauperri” y “Batifun”, en donde rodeados de amigos, mujeres sobre todo, que bailaban, la mayoría, Samba de una manera increíble, se pudo comprobar que las clases de Samba que están tomando los Pratis (por si esto no se sabía) están dando sus frutos y no desentonaron nada, más bien todo lo contrario. Fue un muy buen adelanto para lo que nos esperaba, el Carnaval propiamente dicho……..

Así mismo, el jueves día 11 y después de algunas incertidumbres con respecto a si tendríamos pases y camisetas para algún camarote (lugar a pie de calle con un mirador importante, con todo tipo de servicios, comida, bebida, discoteca, lugar de descanso, etc.., desde donde se ve con total tranquilidad, bailando eso si, lo que pasa por la calle y en donde todos los asistentes tienen que ir con la misma camiseta y para cada día es de un color distinto), asistimos al camarote “AXEZEIRO” , en le circuito Barra – Ondina, invitados por Roberto, otro amigo bahiano muy divertido, siendo al final un grupo bonito de amigos. Aquí los Pratis si percibieron lo grande que es esto (dos millones de personas en la calle besándose sin preocupaciones)

650x425_154536  
   

y como la gente vive el Carnaval. Además de beber mucha cerveza y bailar, como anécdotas, que recuerde, Carlos desapareció y Magda, Nuria y yo , lo buscamos durante un buen rato hasta que apareció en la zona de masajes, en donde estaba recibiendo uno, en la espalda por si alguien interpreta lo que no es, de lo más tranquilo el tío. Creo que alguna Bahiana de 100 kilos le guiñó el ojo y se sintió un poco acosado. Doy fe de lo de los 100 kilos. Fue divertido y un buen primer contacto con el CARNAVAL.

Después de una buena cantidad de carne y vino en el “Fogo de Chao” el viernes nos fuimos al Pelouriño a conocer el Carnaval más popular, más de siempre, el que se vive en el centro histórico. Mucha Policía, mucha tranquilidad y un ambiente más de pueblo, pero con una belleza y una alegría importante y contagiosa. Vimos los pasacalles, acompañamos a un micro trío eléctrico por las calles del centro y nos hicimos fotos con unos gigantes y cabezudos, al estilo español, destacando “Pedro”, con el cual Carlos no pudo resistirse a posar ante el gran parecido con……….., es verdad esto no lo podía contar. Caipiroscas, cerveza, algún picoteo, bailoteos y nos recogimos pronto pues ese día Abel venía con nosotros.

El Sábado fue un día por separado y Nuria y yo nos fuimos al Camarote HAREM (muy recomendable) y Carlos y Magda subieron al Pelouriño hasta las tres de la mañana y por lo que se asistieron a un muy buen concierto de música Afro. Mi espalda empezaba a sufrir tanta fiesta, el estomago no.

El Domingo recuperamos la senda del Carnaval conjunto y en esta ocasión asistimos al camarote de la Policía Militar da Bahía, si si, como lo leéis, Carlos en el camarote de la policía, rodeado por todas partes de ellos con la afinidad que les tiene. También éramos un buen grupo con Parana, su mujer Lenise, Roberto y su mujer Carminha, todos brasileños. En la planta de arriba que era donde nos correspondía, las copas estaban incluidas, aunque no había que comer. Aquí el Bahiano Carlos Vega, se decidió a bajar a buscar algo para que la bebida nos hiciera menos daño y además de alguna empanadilla o algo similar, se trajo unos “engrudos, así los definió él, que era una especie de croqueta gigante con una pasta que te llenaba para dos días, en fin se comieron y seguimos vivos. Bailamos, nos reímos, pero el camarote no nos gustaba del todo y decidimos hacer calle, mezclarnos con los dos millones de personas en la calle. Amigos, que apuros, nos pillo el paso del Trío eléctrico de Asa de Aguia y no teníamos para donde escapar, aguantamos el tirón, hasta bailamos mucho, nos mojamos los pies no se de que (mejor no saber) hicimos fotos con la policía, que se prestaba para ello y al final, nos perdimos unos de los otros en la muchedumbre (era fácil) y al día siguiente comprobamos que todos habíamos llegado bien a nuestro destino. Mi espalda ya no aguantaba más.

El lunes Nuria y yo descansamos y pasamos todo el día con Abel y lo Pratis al Pelouriño.

El Martes de carnaval, ultimo día, no por fin sino que pena, quedamos muy temprano y a las 16 horas ya estábamos en el Camarote “FESTAS E FARRAS” al lado del Farol da Barra, con un mirador hacia la playa de Barra y la calle.

SSL12126  
   
  SSL12140
   
SSL12141  
   
  SSL12149
   
SSL12158  
   
  SSL12163
   
SSL12167  
   
  SSL12174
   
SSL12181  
   

Curioso bar

SSL12182
   

Estuvo bien aunque esperábamos algo más. Era al inicio de donde salían los tríos y podíamos ver perfectamente todos los artistas pasar y bailar, saltar, divertirnos y disfrutar viendo el espectáculo de la calle que no es poco, con muchos “morreos” entre personas del mismo y de distinto sexo, color, religión y cultura, y luego si te he visto no me acuerdo. También hicimos calle y a descansar. Fue “ótimo”.

   
SSL12185  
   

Las Reinas del Carnaval

SSL12190
   
SSL12196  
   
  SSL12199
   
SSL12207  
   
  SSL12208
   
SSL12213  
   

El lado oscuro del carnaval

SSL12217
   

Mención especial, “Os filhos de Gandi”, la mayor comparsa del mundo con 8.000 miembros, con unos trajes que les favorecían mucho y llenos de collares que intercambiaban por besos con las chicas. Nuestras mujeres decían que eran por lo general guapos y la verdad es que es cierto.

   
SSL12214  

Fueron seis días de mucha intensidad en donde pudimos ver a artistas de la talla de Gilberto Gil, Daniela Mercuri, Ivete Sangalo, Carlinhos Bronw, Claudia Leite, Margarete Menezes o las bandas “EVA”, “BATIFUN”, “ASA DE AGUIA”, “CHICLETE CON BANANA”, “JAMIL”, “CHEIRO DE AMOR” y otras muchas que ya ni recuerdo. Por cierto la canción del Carnaval del 2010 se la disputan Ivete Sangalo con “Comigo é na Base do Beijo, comigo é na base do amor”, Leo Santana (el nuevo símbolo sexual de las niñas) con “Revolation, son son, Revolation” y Asa de Aguia con “El Valenight” (una especie de pase pernocta que ninguna esposa firmó a su marido en el carnaval).

 

Así ha sido y así se lo hemos contado. Un fuerte abrazo y gracias a los PRATIS por compartir su alegría con nosotros, ha sido un plazerazo y UN ESPECTACULO DIGNO DE VIVIR.

650x425_153995  

Vista aérea nocturna de la apoteosis del Martes de Carnaval

 

NOTA: corroboro lo dicho por el cronista Sergio Casado en relación a que el Sr. Prati tiene un “aparelho que se ven las estrellas”, y yo hasta he jugado con él. (Risas).

J.L. Grande

Carnaval de Bahía.- A festa da rua mais grande do planeta

Jueves, Día 11. A eso de las ocho de la tarde llegan Nuria y José Luis a buscarnos al Centro Náutico, para entregarnos las camisetas que habremos de vestir para acceder al camarote al que estamos invitados por ellos, (Axe Zeiro).

Camarote es un lugar, que crece en el asfalto y aceras de la ciudad, por los circuitos en los que se harán los desfiles del carnaval. En una semana están todos montados y en dos días desaparecen. Son grandes tribunas, de estructura tubular y suelos técnicos, de varios niveles, en cuyo interior tienes: música en vivo, música enlatada, bares, chiringuitos de comidas variadas, pizzas, sándwiches, pasta, espetos de carne, acarajés, etc. también tiene una sala donde dan masajes y maquillan, otra de descanso con grandes butacones y zona de Internet, desde todas las alturas hay una barandilla que da a la calle y desde donde se puede ver evolucionar a los cientos de miles de personas que van viviendo el carnaval. El que no quiere molestarse en asomar, puede verlo en las pantallas gigantes que hay en el interior.

La figura principal de los desfiles es “El trío eléctrico”. Se trata de un espectáculo itinerante, que va montado sobre grandes camiones con remolque, de medidas gigantescas, muy tuneados, sobre los que actúan cantantes famosos, (Ivete Sangalo, Daniele Mercury, Carlinhos Brown) grandes grupos de música, (Chiclote com Banana, Olodum, etc.) gente invitada, animadores, bafles de miles de watios, pantallas multicolores, sanitarios masculinos y femeninos, posta médica y posicionamiento de GPS para que la organización del carnaval conozca en cada instante la ubicación de todos los tríos que hay en la calle.

SSL11968
SSL11963
SSL11967
SSL12101

Acompañando a cada trío van miles y miles de personas, el bloco, con una camiseta identificativa llamada abadá, delimitados por una gran cuerda, de cientos de metros de longitud, llevada por empleados que se suceden cada medio metro y que impiden el acceso de intrusos. El formar parte de algunas de estas cuerdas tiene un alto precio y un gran esfuerzo personal, tienes que avanzar quieras o no. Y por supuesto todo el tiempo la gente va bailando, dando saltos y brincos, bebiendo, besándose unos a otros a discreción, algunas veces con el permiso de la contraria y otros sin él.

SSL11965
SSL12110

Según hemos oído en la radio, después del carnaval se produce un aumento espectacular de catarros, gonorreas y embarazos, a pesar de que la distribución gratuita de camisinhas (preservativos) es masiva.

El tema de las camisetas también es de los más curioso. Se reparten con días de antelación para que cada uno las tunee convenientemente a su gusto, de manera que del original apenas queda el nombre del bloco, el color y los patrocinadores. Hay que tener en cuenta que son distintas para cada día y cada lugar.

En los camarotes, existe un servicio de tuneo para los que vamos sobre la marcha.

Con estos flashes de camarote, trío eléctrico y cuerda casi queda definido el carnaval. Falta por contar que entre trío y trío hay cantidades ingentes de personas que van por libre. El factor común suele ser la lata de cerveza, también hemos oído que se consumen en estos días doce millones de litros, algunos disfraces, largos collares que se cambian por besos, muchísima alegría y diversión. Cuando ha pasado un trío y hasta que llega el siguiente, la fiesta se acentúa dentro de los camarotes. De los que se baja a ratos a la calle a mezclarse entre el personal, que de vez en cuando te meten las manos en los bolsillos y si no andas espabilado te roban y si andas, también. Al menos eso nos dicen todos.

Una imagen casi surrealista la forman los pelotones de policías. Pertenecen a distintos cuerpos, en grupos de cinco, desfilan para adelante y para atrás por los laterales de las cuerdas. Es como de broma, algunos uniformes parecen para guerrear en la selva, otros como del Corte Ingles, algunos de color butano, todos con cascos y porras y actitud marcial. De repente surge un pequeño incidente y saltan como resortes, en unos segundos inmovilizan a las piezas causantes del desorden y todo sigue como si tal cosa.

SSL12118
SSL12121

Este año se está conmemorando el 60 aniversario de la creación del trío eléctrico que empezó, como su nombre indica, con tres músicos, dentro de un coche un poco tuneado y con los bafles encima dando la murga.

En la ciudad hay tres circuitos principales por los que desfilan los tríos eléctricos.

En el fondo de todo esto que estamos contando hay un fenómeno social muy importante en la vida del país. Muchísima gente se desplaza de provincias y zonas limítrofes a los núcleos de población donde el carnaval es famoso. Familias enteras se convierten en vendedores ambulantes y pernoctan en las calles menos concurridas. Los ingresos de estos días de carnaval son como la vendimia en Francia, supervivencia para varios meses.

Son tales las desigualdades sociales, que mientras miles de personas pagan altos precios por entrar en los camarotes o las cuerdas, otros, los que llevan estas cuerdas, con bastante esfuerzo en muchos casos, nos han dicho que cobran 20 reales (8 euros), un perrito caliente y una cocacola por una jornada laboral larga, mientras otros deambulan arrastrando grandes sacos en los que recogen las latas de cerveza y refrescos, para el reciclaje.

A la entrada de nuestro camarote nos colocan una pulserita remachada en la muñeca que acredita nuestro derecho a utilizar el camarote y a entrar y salir a voluntad.

Lo que contábamos líneas atrás de lo que es un camarote se refiere al AXE ZEIRO, parece ser que los hay mejores y mucho peores, todo en función del precio.

Allí estaban como en la fiesta anterior de la feijoada un grupo de amigos y compañeros de trabajo de José Luis. Esta gente es muy animada y se pasa toda la noche sambando, bailando, bebiendo y haciendo risas. Son gente muy divertida y una buena compañía para el carnaval.

CIMG0039
CIMG0041
CIMG0044

En la Feijoada do mar con Nuria y José Luis

SSL11985
SSL11959

En el Axe Zeiro

Nosotros, para no ser menos, también hicimos lo propio y nos lo pasamos estupendamente. A destacar los largos ratos, en que desde las barandillas observamos la calle y alucinamos en colores. Lo que aquí sucede es difícil de describir, hay que verlo.

SSL12116
SSL12109

Fotos del Domingo de Carnaval

P.D. Acaba de aparecer, al fin, un barco español (el primero en los casi tres meses que llevamos en la Bahía). El capi emocionado hizo sonar su bocina de niebla para recibirlos, dejando atónitos al resto del pantalán, todos franceses, que miraban como protestando. Se trata del DORIA, barco mallorquín, con Pep y Damiana que tienen como invitados a Miguel y Joan.

Para empezar con buen pie, ellos invitan a cenar en su barco un peixe bien fresquito y nosotros ponemos la bebida. Da gusto hablar alguna vez en nuestra propia lengua, aunque ellos de vez en cuando vuelvan al mallorquín.

Viernes y sábado. El Pelourinho.

Aunque un poco cansados del bailoteo y el exceso de bebida de ayer, otra vez con Nuria y José Luis, nuestros anfitriones en este carnaval, acompañados esta vez de Abel, su hijo de doce años, arribamos a media tarde al Pelourinho.

SSL12032
SSL12033

El capi fantaseado de caracol

Nos recibe en la plaza de Terreiro de Jesús, el mini desfile que está pasando en esos momentos. Para empezar el micro trío eléctrico, que es un revival de los que empezaron en los años 50.

SSL12025
SSL12026

Es un coche tuneado con una especie de casa encima, con tejados de Uralita, cutrecilla ella y en su interior va un pequeño grupo musical, con batería, guitarra y poco más. Le sigue una charanga con un grupo de chavales bailando samba. Unos gigantes y cabezudos desfilan también a ritmo de samba, moviendo sus culos a los que llevan unido un gran aro, tipo hula hop, que le da una gracia especial. El capi se mezcla entre los muñecos y disfruta de lo lindo. Uno de ellos nos recuerda a un amigo de Guadalajara. …………..?

SSL12013
SSL12019
SSL12015

Como estamos en el casco histórico y es donde más arraigo tiene la tradición africana, cantidad de grupos étnicos, danzan y danzan sin cesar. Por lo general la música de percusión es muy buena y el resto regularcilla, tirando a mala, lo que le da aún mayor encanto.

En cualquier calle aparecen los grupos “fantaseados” de cualquier cosa, siempre bailando y disfrutando. En todas las placitas hay escenarios con distintas actuaciones y cada poco por las callejuelas pasa una peña con un grupo de seis u ocho personas, que van haciendo su propia fiesta al ritmo de su pequeña orquestilla.

650x425_153318
650x425_153660
650x425_154674
650x425_154847
carnaval-salvador-pelourinho-5

Nos aflora una sonrisa de ternura cuando vemos que vienen desfilando y como siempre bailando, una veintena de abuelas, bueno, más bien bisabuelas, con unos trajes espectaculares, faldas de volantes, en plata y bermello, confeccionadas con las envolturas de la tapioca, según se podía leer fácilmente. Alrededor del cuello un gran aro, como tienen algunos planetas, formado por discos CDs y un adorno rojo en el centro de cada uno. Sobre la cabeza una especie de casco, también de plata con unas grandes hojas hechas con polipan. Todas con sus gafitas de ver y una alegría envidiable. Habrán trabajado muchos días para confeccionar sus fantasías y el resultado e otimo y todo el mundo lo admira. Se las ve orgullosas.

No hay testimonio gráfico, porque cuando vamos solos al Pelourinho, como ocurrió ese día, no llevamos cámara de fotos para que no nos la pelourinhen.

El del Pelourinho si que es un autentico carnaval a nuestro estilo clásico de los pueblos de España. En parte nos recuerda al de Cádiz “la Habana es Cádiz con más negritos, Cádiz La Habana con más salero” aquí la gente se disfraza de forma simpática y con pocos recursos económicos, al igual que en Cádiz, con una diferencia importante: la samba.

Que gusto da ver esos culos, como flanes temblones, que ritmo, que alegría en las caras de la gente, que despiporre, que envidia que no seamos capaces de seguirles la marcha, nosotros desfallecemos a los diez minutos, pero lo intentamos.

650x425_155093

Nunca es tarde, si la dicha es buena, aunque si es de lamentar que estemos viviendo este carnaval muy cercanos a los sesenta y no en los treinta como nos hubiera gustado. Somos casi como el trío eléctrico, solo que éste cada vez es más grande, más potente, más joven y nosotros casi que no.

El sábado, nos encontramos con Joan y Miguel, del DORIA, ellos habían oído de un concierto de un grupo afro, llamado Cortejo Afro y nos fuimos a oírles. Pasamos un par de horas bailoteando y disfrutando de una música con ritmos vibrantes, es un grupo de unas quince personas, de las que doce forman la percusión, se acompañan de una guitarra eléctrica y un teclado, además de tres cantantes bien animados y un “hombre de lata” con un paraguas gigantesco, que evolucionaba entre todos ellos y de vez en cuando entre el público. Van vestidos de forma espectacular, con una especie de armaduras medievales en pectorales y hombreras, láminas de plata, rostros negros, muy negros, movimientos conjuntados y alternativos, permanentes, machacones, súper rítmicos. Contagian a toda la terraza que frenéticos bailamos y bailamos.

650x425_153757

Esta foto corresponde al trío de cantantes de Cortejo Afro, que va desfilando en un trío eléctrico, vale para hacerse una idea.

Seguiríamos contando cosas, más cosas, multitud de anécdotas, pero acabamos de recibir la crónica de José Luis Grande y nos repetiríamos un poco más. Mañana la publicaremos con un montón de fotos del martes de carnaval.

P.D..- El final del carnaval ha sido triste. Por la mañana despertamos con el sonido del teléfono que nos anuncia el fallecimiento de Fede, uno de los hermanos de nuestro amigo Jaime. Una muerte repentina que deja a todo el mundo descolocado. El resto del día alternamos el jolgorio de un carnaval que lo invade todo, con el recuerdo de nuestros amigos que están pasando un momento tan duro.

De Laura a Sergio

Ahora nos toca chupar de las crónicas de nuestro amigo Sergio, que rezan así:

 

“Conocía de oídas a Magdalena y Carlos por referencia de mi amigo Pedro Carpintero, El Almirante. El nos informaba a “Los Compañeros de A bordo” de las andanzas de tan singular pareja.

Compañeros de A bordo, es una asociación de navegantes, residentes en Madrid, a la que pertenecen varios amigos nuestros: El Almirante Pedro, el Comodoro Rogelio y ahora el personal de tropa Sergio

El año pasado Pedro me comentó el proyecto de los Pratis,  de dar la vuelta al mundo y de su casi segura recalada en Salvador, en la Bahía de Todos los Santos.

A través de su Web les empecé a seguir y de las fotos y su cuaderno de bitácora me había formado una imagen; El Pirata de facciones duras y La Doncella de dulce sonrisa, loca ella y loco él.

A su llegada a Salvador no les pude recibir porque estaba de viaje en Sao Paulo, pero el primer día que les vi, les reconocí a la primera, me eran familiares y eso que Carlos no llevaba el pañuelo en la cabeza.

Desde ese día hemos mantenido un contacto casi diario. En la siempre animada bañera del catamarán, denominada la Taberna de los Pratis y presidida por un Karanca, hemos pasado grandes veladas y en mi caso he podido disfrutar de alguna de ellas en compañía de mi hermana Raquel y de Nuria y José Luís, amigos y compañeros de trabajo.

IMG_3802  
   
  IMG_3818
   

Aparte de las largas singladuras de taxi por Salvador y de las innumerables recaladas terrestres para charlar animadamente sobre este país y sus gentes, los Pratis me han permitido compartir tres agradables fines de semana a bordo de su catamarán.

La primera de ellas fue la del tan famoso como desafortunado encuentro nocturno con la temida boya Moby Dick, en el que el Capitán Carlos Akab, con madero en mano y la destreza de su timonel, Magdakab, lograron acabar con uno de los más temidos monstruos de esta bahía………………  las heridas dejadas por la lucha aún no han curado del todo.

   
IMG_3777  
Poco imaginábamos lo que se avecinaba  
   

La segunda y tercera, las realizamos a la isla de Itaparica, lugar de fin se semana de gran cantidad de soteropolitanos, como les gusta denominarse a la clase local favorecida, en contraste con los cariocas de Río y los paulistas de Sao Paulo.

Dormí en el barco con intención de zarpar a primera hora, como así hicimos. Zarpamos como a las 10 y navegamos con buen viento y un cielo despejado, esto último poco habitual en la zona.

El catamarán es una maravilla y con viento moderado alcanza velocidades sorprendentes, hasta 11 nudos, de una forma sencilla y confortable.

31 de enero 009  
   
  31 de enero 008
   

Al doblar la isla por el norte hay una Marina y fondeamos cerca de la entrada. Pasamos dos días tranquilos disfrutando de chapuzones, excursiones a la Coroa de Limo y largas tertulias sentados en la arena,  con el agua a la altura del pecho, una delicia.

Por la noche excursión a tierra para dar un paseo antes de la cena. El lugar a esas horas te traslada 40 años atrás. Muy pocos coches, familias sentadas a las puertas de sus casas al frescor de la noche y mucha tranquilidad, salvo cuando aparece algún coche con jóvenes imitando a los tríos eléctricos de carnaval con una música infernal.

Cenamos, en un local angoleño llamado el Saveiro, comandado por Rosa, amiga de los Pratis. Al ir a sentarnos observamos que la mejor mesa había sido abandonada.

Al ir hacia esa mesa vimos que quedaban dos copas de vino y una botella casi llena, por lo que nuestra primera intención fue la de dar cuenta de la misma. Magdalena nos recomendó dejar la botella e irnos a otra mesa. Gran acierto, porque al cuarto de hora regresó en coche el anterior comensal y dio buena cuenta de su botella.

Me gusta esa sensación de seguridad que te permite dejar una garrafa de vino en una mesa, irte a un recado y poder volver como si nada hubiese pasado. Supongo que es un caso aislado o un espejismo,  porque hoy en día esa situación no ocurre ni en las casas, con el agravante de que en casa, además de desaparecer la botella, te llevas una bronca por dejar la mesa sin recoger.

La cena fueron sardinas y arroz con pescado y gambas, aceptables los dos pero sorprendentes al pensar que las especialidades angoleñas son las mismas que las de muchos otros sitios.

Al día siguiente más de lo mismo, contacto con el agua y la naturaleza, comida abundante, sobremesa, siesta…………esto es vida. Qué difícil es volver a la ciudad………….

31 de enero 021  
“Entre cojonudo y perfecto”  
   

La tercera travesía la hicimos al mismo lugar y vino José Luís. La iniciamos al atardecer y navegamos de noche, pero con luna. Ni que decir tiene que la atención y vigilancia fueron excepcionales, para evitar posibles abordajes de los monstruos de estas latitudes.

El fondeo tranquilo, el descanso escaso entre mis ronquidos y los de José Luís. Agradecí que el barco fuese de doble casco y que los Pratis durmiesen en el otro patín, de otra forma nos hubiesen arrojado por la borda.

Por la mañana temprano, a eso de las 12, y después de la frenética limpieza de uno de los cascos por parte de Carlos, fuimos a la compra a por pan, fruta y shiri-boyas (nécoras). Después a mariscar chirla en la coroa, repartiendo las tareas, los tres del norte mariscaban como solo ellos saben y el de Madrid almacenaba para luego comercializar. En total cerca de kilo y medio para el arroz del domingo.

31 de enero 038  
   
  31 de enero 047
   
31 de enero 048  
   
  31 de enero 057
   

De comida, el sábado,  La Almirante preparó una fabada asturiana, repito FABADA ASTURIANA.

31 de enero 055  
   

Magdalena había retirado y recogido en un tazón,  buena parte de la grasa,  pero accedió a que la incorporásemos a los platos, bajo la responsabilidad de cada uno. No recuerdo a los demás,  pero yo devoré tres platos a los que les incorporé suficiente sustancia. Que sabor, que olor, que suavidad…..El resultado, una siesta hasta las 8 de la noche. Afortunadamente no hubo fuegos de artificio o al menos no han dado queja en la capitanía.

El paseo nocturno en tierra fue tranquilo, los cuerpos no daban para mucho. Ya en el barco pasamos un buen rato observando estrellas y discutiendo la fiabilidad del identificador de estrellas de los Pratis (el Celestrón).  El motivo; cuando alineabas el dispositivo a la estrella central de las tres Marías, de la constelación de Orión, indicaba que era Rigel, lo cual contradecía nuestros elementales conocimientos de astronomía, pues Rigel pertenece al cuadrilátero exterior y es una de las dos más brillantes. Cuando intentabas identificar a Rigel o Betelgeuse te decía que era la C-211 o cosas similares. Conclusiones de la noche, el identificador ha sido alterado por la CIA o nuestro libros fueron mal traducidos, eso sí ya sabemos con seguridad cual es la Cruz del Sur. En el crepúsculo del día siguiente el identificador funcionó correctamente, seguramente el día anterior la fabada y el gazpacho de estrellas le habían trastocado.

Al día siguiente compramos hielo y cervezas para la nevera portátil y con los shiri-boyas cocidos nos fuimos a tomar el aperitivo a la coroa……. entre cojonudo y perfecto.

Ya en el almuerzo y degustando el magnífico arroz con chirlas y shiri-boyas, preparado por Magdalena, estábamos conversando de las noticias de prensa política, económica y como no, del corazón. Alguno de nosotros comentó que David Beckam había denunciado a una periodista que había intentado contrastar las informaciones, que Victoria había difundido, sobre los atributos del aparato de su marido, al que comparó con el escape de un camión. Rápidamente Magdalena dijo que eso no era nada y que su marido tiene un aparello ( aparato en portugués) con el que ven las estrellas……………… Tardamos un buen rato en parar de reír.

El resto como todos los regresos, gran depresión, ellos se quedaban algún día más en el fondeo y José Luís y yo al ferry para trabajar al día siguiente.

31 de enero 118  
   
  31 de enero 128
   
31 de enero 136  
   
  31 de enero 141
   
31 de enero 144  
   

Selección de fotos de Sergio sufriendo en la playa y haciendo apnea.

 

Como final de este relato quiero agradecer a mis amigos Magdalena y Carlos lo bien que me han tratado y espero seguir disfrutando de su compañía, de sus interesantes relatos, de sus bromas, chistes y comidas, aunque Carlos me pase el jamón de bellota por el hocico (*) y a pesar de la cara de terror que ponen los camareros cuando entramos muy tarde en algún local de Salvador, pues la noche será muy larga.”

 
 

(*) El Capi se pone a cortar jamón, en lonchas súper transparentes, para que dure más. De vez en cuando, con una bien hermosa,  se la ofrece especialmente a alguno de los presentes alrededor de la mesa. Hace un giro con la mano,de izquierda a derecha, con el jamón entre el pulgar y el índice,  para que el elegido vaya abriendo la boca y ensalive de emoción, para luego ver el infeliz como la loncha pasa por delante de sus morros, sin detenerse y termina en la boca del capitán. Todos hemos sufrido este chasco en alguna ocasión. El muy capullo también acostumbra, cuando abre una botella de vino,  a darte a oler el corcho   y cuando acercas la nariz, corchazo que te atiza y se lo pasa de p.m.

 

31 de enero 137
 

Entre broma y broma, Sergio tambien inicia un diccionario de estricto lenguaje brasileiro

Diccionario:

Infelizmente NO rotundo
Con çerteza Ni de coña
Sacola Cheia Me tienes hasta los mismísimos
Estou Indo Frase utilizada cuando una reunión ha comenzado hace media hora y el individuo no ha salido todavía de su casa
Estupidamente gelada Primera aproximación para que te traigan una cerveza fría
Garrafa de agua

Líquido semejante al agua, pero mucho más cara. Consumir con moderación pues además del precio oxida los metales y no sabemos lo que puede hacer con los cuerpos.

Nossa Virgen Santa
   

 

 

Crónica en directo, a las 8 de la tarde del 10 de febrero:

 

Ahora, en vísperas de Carnaval, hemos comenzado clases de samba. Después de la segunda sesión y con las piernas medio rotas, hemos pedido prorroga al profe hasta después de las fiestas.

Como aperitivo, el sábado pasado, estuvimos en una feijoada, con música en vivo y samba a mogollón, para unos dos mil personas, a la que nos invitaron Nuria y José Luis, en una fiesta patrocinada por su empresa.

Del Carnaval de Bahía, hablaremos largo y tendido. Besos

 
 
 
 
 
 
 

La putaboya cambia los planes del PRATI

Desde que nos topamos con la dichosa putaboya, verde ella, allá por el 5 de diciembre, hemos estado buscando hacer la reparación del casco dañado, primero en la Bahía de Todos los Santos y después en cualquier otro lugar en nuestra ruta hacia el Sur.

En un principio pensábamos que la reparación sería simple, que valía con tapar los agujerillos aunque fuera varando el cata en una rampa o en arena.

Guillermo, del TIN TIN, nos alertó sobre las consecuencias de que el agua salada hubiera entrado en el sándwich y no se reparara en profundidad, saneando correctamente la zona afectada. Otros se unieron después a esta opinión y entre todos nos pusimos en guardia.

A partir de ahí no solo buscábamos lugar adecuado para sacar el cata, sino también una empresa de garantía para la reparación. No hemos tenido éxito en Brasil.

Por tanto la vuelta al mundo del PRATI que tenía su primera etapa Melilla a Cabo de Hornos, hace un pequeño juego de magia y en lugar de ir para el sur, volverá hacia el norte, probablemente a Trinidad y Tobago donde parece que si hay buenos lugares para hacer reparaciones de catamaranes.

Esto implicará ir al Pacífico a través del Canal de Panamá. De ahí saltaremos a Galápagos y bien afuera, con la corriente norte, bajaremos hasta mitad de Chile para costear hacía Perú, haciendo importantes paradas para visitar la cordillera andina y otros lugares de Sudamérica que teníamos en nuestras previsiones. Algo parecido a lo que ha hecho el TIN TIN, pero en nuestro caso más despacito.

Nos perderemos Argentina y los canales chilenos del Sur. Otra vez será.

Siguiendo con la racha, a nuestra vuelta de Itaparica a primeros de enero, ya habíamos hecho mención a que no cargaba el alternador de batería de arranque del motor de estribor.

Una vez solos de nuevo, después de la marcha de la familia, pudimos comprobar que el alternador se había tratado de suicidar. El espárrago que lo une al chasis del motor se había soltado, éste había volcado y como consecuencia de ello, quemado todos los cables del motor. Lo milagroso es que no se hubiese producido el incendio del barco.

Quizá esta “buena suerte” se deba a la presencia de Karanka, figura horrorosa que nos regalaron nuestros amigos del Luthier,  para espantar la mala suerte, cuanto más feo, más espanta.

31 de enero 004
Feo, lo es a montón.

Un electricista de la marina de al lado, nos hizo una reparación rápida y bien ejecutada. Aparentemente todo ok.

En el siguiente viaje a Itaparica comprobamos que el alternador tampoco cargaba. Hubo que llevarlo de taller en taller hasta que en uno hubo la suerte de que tenían otro alternador exactamente igual, del que pudieron sacar piezas y reparar el nuestro. En el siguiente viaje a motor, lo comprobaremos.

Mientras tanto seguimos aquí ganduleando en Salvador con nuestros amigos, Sergio y José Luis con los que hemos pasado dos fines de semana estupendos, uno embarcados y otro por tierra.

P1050239
En el pantalán con Isabel Pimentel, brasileira que hizo la Mini Trransat y tiene el barco aquí.
31 de enero 073
Cómodas y elegantes formas de entrar y salir de un Amel 54.

Por cierto, Sergio ha quedado en escribir sus vivencias con el PRATI y los Pratis desde nuestra llegada a Brasil. Siempre es bueno contar con otros puntos de vista sobre la historia.

De momento, anticipamos algunas fotos de estos días con ellos.
31 de enero 048
Cervecita a remojo.
31 de enero 059
Aperitivo con “siri boia” cuasi nécoras.

31 de enero 063

Son como niños, jugando con Peter, un pececillo curioso que nos adoptó.
31 de enero 120 31 de enero 100

Sergio y José Luis posan en Playa de Forte, con buenas teloneras.

31 de enero 113

Los Pratis relajados.

Hemos estado ocupados y preocupados con estas historias, pero una vez que hemos tomada la decisión de cambiar el rumbo, otra vez todo vuelve a la normalidad. Pasaremos el Carnaval aquí en Salvador, arrumbaremos un poco hacia el sur, Bahía de Camamú y desde ahí unas dos mil y pico millas de tirón hasta Trinidad.

Hoy estamos un poco pachuchos, incluso con algo de fiebre, probablemente debido a los efectos secundarios de la vacuna de la fiebre amarilla que nos han puesto hace cinco días. Esto nos ha impedido formar parte del cortejo de ofrendas a Jemanjá (Orixá, dueña de las aguas) cuya fiesta se celebra hoy.

Durante todo el día la gente lleva sus ofrendas, que a media tarde, en barcos se trasladan mar adentro. Si Jemanjá las devuelve, mal asunto, tus deseos no se van a cumplir. Si se las queda, bien, ótimo.

Ahora, al anochecer, estamos viendo regresar al Centro Nautico las escunas llenas de gente con bandas de maracatú a bordo y como siempre mucho ritmo y ruido.