Publicaciones

junio 2009
L M X J V S D
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Usuarios online

Suscripción RSS

Archivo del 30 junio 2009

De Lanzarote a la isla de Lobos

En la última crónica se nos olvidó poner la posición en la que nos encontrábamos en Marina Rubicón, ahora lo enmendamos:
Latitud:   28º 51,37 N
Longitud: 13º 48,97 W

Los días que hemos pasado en Lanzarote hemos recibido las atenciones de dos amigos entrañables, ambos Antonios, el cofrade Sargo a quien sus amigos conocen por “pichón” y su “gran” amigo “petaco” cicerones divertidos y con una marcha envidiable. El ONE, que teníamos justo enfrente del cata, fué testigo de ello.
Los otros anfitriones cariñosos y amables fueron Norberto y su familia, Montse y el pequeño Naroe, que apenas tiene tamaño para llegar a la rueda y ya gobierna el LARACHE I. Hemos visto videos que lo atestiguan.

con la tripu del LARACHE I


Aquí estamos con la tripulación del LARACHE I que tienen como proyecto vital navegar por el mundo. Seguro que lo logran.

Lo más positivo de esta visita a Lanzarote han sido las personas que nos han acompañado. Repetimos todas las visitas turísticas que habíamos hecho hace años, cuando había menos gente y nos habíamos quedado maravillados del paisaje espectacular de esta Isla que tanto nos sorprendió y a la que hemos regresado en otras ocasiones.
En solitario, durante dos días, en que paramos en un pueblo del norte, Haría, que está situado en lo que llaman el Valle de las diez mil palmeras, hemos vuelto a visitar Timanfaya, el Mirador del Rio, Los Jameos del Agua, La Geria, el Jardín de Cactus, los restaurantes del Golfo, la Laguna Verde, todo lo que un turista que se precie hace aquí.
Fotos de este recorrido:

Haría y su valle Un par de vistas de Haría, su valle y sus palmeras.
Haría
Desde el Mirador del Rio

Desde el Mirador del Rio, vemos la Isla de la Graciosa, con el puerto de La Caleta del Sebo, donde está atracado en ese momento el Prati

“Esti pueblu tan asturianu
¿qué ye,  oh?.”

Pueblo asturianu en Lanzarote
Timanfaya Timanfaya, lo más de lo más. Esto hay que verlo, no vale contarlo.
Jameos del Agua (1)
Jameos del Agua (2) Tres momentos y lugares diferentes de los Jameos del Agua.
Jameos del Agua
El jardín de cactus (1)

El Jardín de cactus

El jardín de cactus
La Laguna Verde Se nota que es la Laguna Verde

Ese buen hombre limpia el pescado que nos vamos a comer, acto seguido, el el Golfo.

limpiando el pescado
La Geria La Gería, el esfuerzo hecho vino.

Después, cuando ya nos trasladamos con el cata a Marina Rubicón, nos hemos dejado llevar por estos amigos y hemos disfrutado de los excelentes pescados de  Playa Blanca y La Caleta de Famara, la garbanza del bar de la plaza en Yaiza y las carnes en unos buenos asadores que también hay en la isla.

atardecer en Marina Rubicón

Atardecer en Marina Rubicón, enfrente el bar de ONE

Ayer, vino a invitarnos a comer y a despedirnos Antonio con sus hijos

con Antonio y sus hijos

En el ONE tocaron la campanilla para desearnos buenas singladuras y zarpamos a las 5 de la tarde, hora local, con un viento estupendo de aleta que nos colocó con un solo bordo, ya cerca de Corralejo, en el fondeadero de la Isla de Lobos, tras navegar 8 millas.
Posición en Isla de Lobos:
Longitud: 28º 44,22
Latitud:   13º 49,59

Prati fondeado delante de Fuerteventura

Este es el fondeadero, con la Isla de Fuerteventura al fondo.

Cuando hicimos la foto, no habíamos visto el OVNI.

Ovni en Isla de Lobos

La noche estrellada, espectacular, fondeo plácido con 50 mts. de cadena. Al atardecer se fueron los demás barcos y nos quedamos solos y felices, empieza por fin la vida natural del fondeo.
Enfrente tenemos una playa, llamada La Concha, donde pasean algunos campistas con sus linternas. Rompen las olas y lo escuchamos desde el barco, cosa que no es muy habitual y si muy agradable.
Por la mañana, baño en porricas, rodeados de un bando de sardinas gigante, que nos miraban sin inmutarse, desayuno en bañera y desembarco en la isla. Los turistas, un par de cientos,  van llegando. La verdad es que hay poco que hacer y algunos tienen cara de pena, esperando el barco de regreso en el embarcadero.
Nosotros hacemos nuestro recorrido y preguntamos en el restaurante si dan cenas, miran con displicencia y dicen que nones.

Voalá el restaurante:
Isla de Lobos (2)
Isla de Lobos
Isla de Lobos (1)

El embarcadero construido con bidones rellenos de hormigón, vigas de ferrocarril y otros materiales de construcción de lo más curioso.

Embarcadero

Cuando volvimos de la excursión, nos dimos un buen baño para refrescarnos y el capi comprobó que el ancla estaba enrocada en una lasca plana con una grieta donde entró el pico, a 9 mts. de sonda. Preparativos, botella, aletas, plomos y se soltó sin mayor dificultad. Decidimos cambiar de sitio.
Nos hemos enganchado al “boyón” de un barco de turistas, que Antonio nos dijo que estaba libre esta temporada, cuando llegamos ayer lo había ocupado un velero que marchó, como los demás, al atardecer.
A la hora de la siesta, rolada de viento y el boyón a tocarnos los cascos. Tuvimos que rehacer la maniobra y engancharnos directamente y en corto, entre los dos patines, a la argolla de la boya, no a la gaza y boyarines a la que nos habíamos enganchado en un principio.

Estamos escribiendo al atardecer, al sol le falta media hora para tangentear con el horizonte, ningún barco alrededor, en el espigón una familia, seguramente de los del camping, pesca sin parar,  mientras otros con diez metros de agua por debajo, no se comen una rosca.