Rumbo a Darwin.- 8

31 de julio de 2019

Buenos días a todos y todas, como dicen ahora nuestros políticos. Hoy hasta a ellos les perdono la vida porque estoy contenta.
Por fin he amanecido como una persona normal, sin náuseas, dolor de cabeza ni sensación de inseguridad, todos los síntomas que suelen acompañar al mareo 😵.
Puede que efectivamente haya librado de vomitar en Australia, lo que seguramente estaría prohibido por el departamento de Quarentine, si pudieran controlarlo.

La navegación está resultando muy agradable, el viento siempre portante, de F-4-5 y con alguna punta de F-6, sobre un mar bastante bueno, bajo un sol espléndido y con temperaturas diurnas cálidas, sin llegar a ser agobiantes.

Hemos decidido apuntarnos a estas condiciones hasta llegar de vuelta a casa. .
Dejamos atrás el Golfo de Carpentaria ayer por la tarde. Doblamos el Cabo Wessel, extremo septentrional de las Islas Wessels y seguimos navegando por el Mar de Arafura, con sondas de entre 30 y 60 m.

Otro día sin ningún barco en el horizonte, ni en la pantalla del radar.

Nuestra posición a las 12 del mediodía es:

Latitud.- 11° 06’11 S
Longitud.- 134° 40’54 E

Millas recorridas en las últimas 24 horas: 150
Millas recorridas desde Cairns: 956
Millas a destino en Darwin: 270 a rumbo

Mañana más.
MH

Rumbo a Darwin.- 7

Martes, 30 de Julio de 2019

Poco que contar, lo que quiere decir que todo está tranquilo y sin novedades. Para compensar el día anterior, ha tocado un día de vientos suaves y el mar en consonancia, una navegación sosegada.

El sol brilla con ganas, aparece por el horizonte, justo en la popa, poco antes de las 7 y se queda, con alguna que otra nube, hasta más de las 6 de la tarde en que nos deja ciegos, antes de esconderse en la proa. Es lo que tiene navegar rumbo W.

Como estamos en latitud 10° S tenemos prácticamente las mismas horas de luz que de oscuridad. Oscuridad bastante en estas noches en que apenas hay luna. En dos días será luna nueva. A cambio se ven mucho mejor las estrellas y Carlos dice que empieza a localizar una parte del Carro, concretamente las tres estrellas que sobresalen, aunque lo que se sigue viendo de maravilla es la Cruz del Sur, que nos lleva acompañando tanto tiempo.

Estamos a 28 Nm de la parte occidental del Golfo de Carpentaria, las islas Wessels, a las que vamos a pasar por el norte, por el Cabo Wessel, para no gastar en buscar otros nombres.

Nuestra posición a las 12 del mediodía es:

Latitud.- 10° 56’98 S
Longitud.- 137° 12’12 E

Esta jornada hemos recorrido 137 Nm.

No hemos visto un solo barco, ni siquiera en la pantalla de radar. Tampoco nos ha sobrevolado el helicóptero de los aduaneros. Hasta llegar al Estrecho de Torres, pasaban periódicamente y en el fondeo de Seisia, bajaron hasta bien cerca del agua para ver el nombre del barco. Habíamos salido a tierra y teníamos apagado el AIS, con lo que tuvieron que bajar a fisgar.

Llevan un estricto control para que ningún barco que no haya hecho entrada oficial en Australia 🇦🇺 vaya a fondear en sus aguas territoriales.

Por hoy es todo. Seguiremos informando 😉
MH

Rumbo a Darwin.- 6.

Golfo de Carpentaria

La placidez de la mañana de ayer duró poco. El viento fue subiendo y subiendo y con él, lógicamente, las olas.
A las 12 de la noche, de nuevo sin mucho que ver con las previsiones meteorológicas que eran más moderadas, el viento se instaló en los 28 kts y el barco iba desbocado, así que tomamos el 2° rizo a la mayor para tranquilidad de los tres, barco y tripulación.

Esta zona del Golfo de Carpentaria tiene unas profundidades máximas de 60 m. Es como un mar de verdad, pero bajito.
Las olas se suceden con frecuencia muy corta y me está resultando difícil la adaptación al medio.
Estaba muy contenta de no haber vomitado en ningún momento durante la travesía australiana y ahora ya no tengo tan claro conseguirlo. Así que escribo hoy lo mínimo.

A las 12 del mediodía del lunes 29 de julio, estamos en la posición:

Latitud.- 10° 52’58 S
Longitud.- 139° 30’92 E

Hemos recorrido 156 Nm. en estas 24 horas y ahora navegamos con vientos de F-5, siempre del Este.

Las temperaturas han subido considerablemente, tenemos el agua del mar a 28,3° y en el exterior 26,4° que por la noche no bajan de los 23°. Calor 🥵 . Hasta mañana,

MH

Rumbo a Darwin.- 5

Domingo 28 de julio de 2019

A las 8 de la mañana, sin apurarnos, tras desayunar cómodamente sentados, como acostumbramos a hacer, levamos ancla para seguir nuestra travesía hacia Darwin.

El fondeo de Seisa ha resultado estupendo, durante las horas diurnas el viento sopló como las previsiones meteorológicas anunciaban, sin embargo las noches han sido de lo más tranquilas y descansamos sin ningún sobresalto.
Como comentaba en la crónica anterior, utilizamos en los fondeos una App llamada “Anchor” que nos da absoluta confianza. Su alarma, si garreamos fuera de la zona delimitada, se deja oír, si o si y no tenemos que dejar ningún equipo del barco encendido con este fin, lo que ahorra energía.
Empezamos a usarla en las Islas Gambier y ha demostrado su eficacia en varias ocasiones.

En Seisa hay un asentamiento aborigen 🧟‍♂️ y otro de cocodrilos 🐊 🐊 🐊 más o menos. En una playa cercana vienen a desovar las tortugas y a los cocodrilos les encanta desayunar huevos 😡 así que residen por la zona.
A los cocodrilos no los hemos visto. Por supuesto siguen existiendo los avisos de no bañarse y a pesar de las buenas temperaturas y de las bonitas playas que nos rodean, solo hemos visto a un par de críos mojarse en la orilla. Un vecino de fondeo nos dijo que él sí les había visto pasar cerca de su barco por la noche. Enfocando la linterna se ven brillar los ojos, lo primero que asoman sobre el agua.
Nosotros justo metimos los pies para bajar del dinghy en la playa. ! Que pena no poder disfrutarla!
Hay un supermercado muy surtido. Lo primero que encontramos fueron “Spanish onions” aunque el encargado creía que de españolas solo tenían el nombre. Por cierto, un tipo súper amable que nos llevó en su camioneta a la gasolinera para cargar el depósito del dinghy. La gasolinera está a unos 200 m del supermercado y en el depósito pusimos 10 litros de gasolina. Agradecimos, por supuesto, su amabilidad, quizá un poco innecesaria. Comercialmente chapeau.

Además de aprovisionarnos de fruta y verdura, coincidimos con la población local.

Parafraseando a Slocum en su travesía por esta zona:
“los aborígenes eran en su mayor parte ágiles y estaban bastante bien constituidos, pero sus rasgos fisonómicos eran invariablemente repulsivos y sus mujeres resultaban, quizá, peor favorecidas aún” fin de la cita y nada que añadir al respecto.

A las 12, hora local, el viento ha hecho oídos sordos a las previsiones meteorológicas que anunciaban 17 kts como mínimo y del SSE. Hemos alcanzado mínimamente los 10 kts y de cualquier dirección, ahora mismo del E.
Las velas hacen lo que pueden, o sea, poca cosa y avanzamos lentamente sobre un mar que parece una bañera gigante, sol, buena temperatura y bonito entorno.

Hemos cruzado el Endeavour Strait y atrás irán quedando los bajos, los arrecifes, los escollos y las islas que aún jalonan el horizonte. Nos encaminamos al Golfo de Carpentaria.

Posición a mediodía, con 20 Nm navegadas:
Latitud.- 10° 48’98 S
Longitud.- 142° 03’37 E

MH

Rumbo a Darwin .- 4 (Cabo York)

Estamos fondeados en la posición:

Latitud.- 10° 51’013 S

Longitud.- 142° 21’691 E

En un amplio estuario, con 4 metros de fondo en pleamar, junto a un pueblo llamado Seisia. 20 Nm al SW del Cape York.

Ayer navegamos todo el día, con condiciones variables de viento y de corrientes. Mar incómodo y cielos muy nublados.

A la una de la mañana, hora local, nos encaminamos en la más completa oscuridad al Albany Passage, para acceder al Cabo York que marca nuestro acceso al Estrecho de Torres.

El Albany Pass tiene una anchura máxima de 500 m y puede estar muy afectado por las corrientes de marea, por lo que habíamos acelerado en las últimas horas para poder pasarlo en pleamar.

La media luna velada por las nubes que nos había dado un resquicio de luz, quedó totalmente cubierta por gruesos nubarrones antes de iniciar el paso y además comenzó a llover.

Con el radar y las dos cartas electrónicas que llevamos a bordo, Cmap en la instrumentación del barco y Navionic en una tablet, encontramos la entrada y fuimos navegando muy despacio, a motor, las tres millas de este pasillo en el que alcanzábamos a vislumbrar sus paredes cuando nuestra vista se fue haciendo a la oscuridad.

Inmediatamente a babor hay un lugar llamado Shallow Bay, donde fondeó Joshua Slocum su Spray.

El viento se había calmado totalmente y seguimos a motor, dando resguardo al Cabo York, en busca de nuestro fondeo en Seisia.

Como teníamos todo el sueño acumulado, ninguno durmió, así nos hacemos compañía y nos mantenemos despiertos para no fastidiarla, bajando la guardia en los últimos momentos.

En el aproaching a Seisia, no lo vimos claro. Las cinco de la mañana, balizas confusas y unas luces en el jetty local, de esas que deslumbran con los ojos cerrados. Así que nos dimos la vuelta y aguantamos hasta que empezó a amanecer y pudimos llegar al fondeo sin problemas.

Hoy estaban previstos vientos más fuertes y así ha sido, pero nos han encontrado fondeados en 4 metros de sonda, con 40 de cadena, en un buen tenedero y el programa de “Anchor” funcionando, lo que da mucha tranquilidad para irse a la cama. Cosa que hicimos después de desayunar.

Hemos salido del Mar de Coral ( Océano Pacífico) y entrado en el Mar de Arafura (Océano Indico).

Un nuevo capítulo se abre ante nosotros.

MH

Enviado desde mi iPad