Publicaciones

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Usuarios online

Suscripción RSS

Archivo de diciembre 2009

Bom Natal y ¡¡¡¡¡ Felicidad para todos!!!!!!!

Nos adueñamos de un párrafo de la felicitación recibida desde Natal de nuestros amigos Lucia y Nelson:
“E QUE O ANO DE 2010 FAÇA BROTAR NOVAMENTE AS SEMENTES DA ÉTICA E DA RAZÃO QUE O MUNDO ESQUECEU.”

O sea, que el año 2.010 haga brotar nuevamente las simientes de la ética y de la razón que el mundo olvidó.

los Pratis


Seguimos con el “estropiciu”

Seguimos en Salvador de Bahía, esperando para hacer las reparaciones del estrago de la boya. Mañana, por fin, viene una empresa a realizar los trabajos que se pueden hacer por encima de la línea de flotación.

IMG_3795 IMG_3829
Así quedó la pobre red. El zurcio

Hace días que esta misma gente taponó con masilla epoxídrica de dos componentes, los buratitos que tenía el casco de estribor. Casi han conseguido la estanqueidad.

Sacar el barco del agua, en el único punto posible de la Bahía de Todos los Santos, (una base naval)  cuesta la increíble cantidad de  4.313.-euros + 431 por cada día de permanencia. La cama, aparte. Es decir, todos los trabajos a realizar los factura otra empresa.

Parece ser que el trabajo definitivo tendremos que realizarlo en Angra dos Reis o Santos a unas 800 –1.000 millas de aquí.

Y para esto llevamos días y días de aburrimiento. Sin apenas movernos del barco en espera de unos y de otros.

Entre tanto hemos ido conociendo nueva gente, desde el primer día Sergio, el amigo prestado del Almirante, se desvive con nosotros llevándonos y trayéndonos, invitándonos, acompañándonos y presentándonos a nuevos amigos: su hermana Raquel que vino de visita desde Buenos Aires,  José Luis y Nuria que también viven aquí por trabajo y otros compañeros de su empresa.

IMG_3818
Con Nuria, Raquel, Sergio y José Luis

En el fluctuante  (para nosotros pantalán flotante) coincidimos y compartimos charla y cervecitas con Alejandro “El mono” y Susana, del barco antártico “El mago del Sur” .

IMG_3802
con Susana, Alejandro, Sergio y Raquel

Hemos repasado nuestra actuación del sábado día 5, en el incidente con la puta boya y la conclusión es que somos absolutamente culpables, salimos de paseo, con la guardia baja, no marcamos, en la carta electrónica,  las balizas que teníamos en el derrotero y no llevábamos funcionando el radar. Vamos, de bofetada.

Cambiando de tema, hablaremos un poquito de Salvador.

Es una urbe tremenda, tiene unos tres millones de habitantes, negros y pardos en su mayoría  y una extensión  como de diez. hay una zona urbana que es el casco antiguo, el famoso Pelourinho, que tiene un encanto especial. El resto son urbanizaciones privadas, con altos edificios, torres, grandes manzanas, todos sin excepción bien protegidos contra las intrusiones externas y vías de comunicación poco rápidas con lo que los desplazamientos se hacen eternos. La mitad del tiempo se pasa en taxis de acá para allá.

La ciudad está mirando a la Bahía y al mar en su mayor parte y tiene una serie de playas,  a cual más bonita, que se extienden a lo largo de varios kilómetros. Las recorrimos en microbús para ir al aeropuerto a renovar el permiso de estancia en Brasil y tardamos más de una hora.

IMG_3747
Playa de Barra, puesta de sol.

Estamos atracados en el Centro Náutico, por nuestra proa El Fuerte de San Marcelo que inicialmente era de madera  y se reconstruyó en piedra después de la invasión holandesa de 1.624. Está sobre una isla que ocupa en su totalidad y tiene forma circular. Su misión era proteger el centro de la ciudad de los ataques marítimos. Ahora tiene un museo en su interior y hay que visitarlo en barco.

IMG_3763
El fuerte de San Marcelo, delante saveiros

Por la popa, a cien metros, el Mercado Modelo, el elevador de Lacerda y en lo alto,   Pelourinho.

IMG_3765
La vista desde la popa.

El Mercado Modelo es el mayor centro de ventas de artesanía de Brasil, tiene 263 tiendecitas, dos restaurantes y varios bares. Todo ello en un edificio construido en 1.861 y destinado a ser la Aduana de Salvador. En 1.984 se incendió, quedó arrasado y se ha reconstruido con los moldes originales. Tiene un ambiente folclórico – turístico que lo hace muy ameno y agradable. Ahí ves de todo, las manadas de gente que sueltan los cruceros, vendedores ambulantes de casi todo, lugareños que se toman sus cervecitas, espabilados que buscan el descuido del incauto, mucho barullo, mucho calor, música, danzas, mucho barullo. Nosotros lo visitamos casi a diario.

IMG_3841
Vista nocturna del Mercado Modelo y el elevador de Lacerda

El elevador de Lacerda, ascensor de 70 metros de altura, comunica esta parte de la ciudad, Ciudade Baixa com a Alta y ofrece una vista panorámica privilegiada de la Bahía de Todos Os Santos. Cuesta usarlo 15 centavos, equivalente a 10 pesetas, lo usan los bahianos como medio de transporte y también los turistas como visita obligada. Fue creado por el ingeniero Antonio de Lacerda e inaugurado en 1.873. Transporta cada día a miles de personas . Nosotros siempre subimos al Pelourinho en él,  pero a la vuelta, después de cenar, se aconseja volver en taxi,  puesto que abajo te puede esperar alguna sorpresa desagradable. El barullo que reina durante el día en la zona, desaparece con la llegada de la noche y se convierte en solitaria y sospechosa.

El Pelourinho “la nuit”, el diurno aún no lo conocemos.  Todo el mundo nos ha advertido acerca de su inseguridad y que se deben tomar precauciones especiales para visitarlo de noche. Nos hemos acostumbrado a ir sin nada, ni relojes, ni cámara de fotos, ni bolso, ni nada que aparente algún valor. un poquito de dinero, sin cartera,  en el bolsillo, fotocopia del pasaporte y una tarjeta de crédito bien disimulada en otro lugar. Así hemos ido varias veces a cenar, tomar alguna caipirinha y escuchar música. Nos tocó en directo una actuación de una famosa cantante brasilera,  llamada María Rita, que nos cautivó. Hay siempre actuaciones en vivo tanto en las calles, como en los restaurantes y terrazas.

Mientras estamos cenando los turistas y los bahianos y cuando hay actuaciones, la presencia policial es muy importante y no se advierte ningún problema por ningún lado. Cuando se van acabando las cenas y la gente empieza a despejar la zona, la policía también se va y ahí aparece el fantasma de la noche. Toca retirada. Coger un taxi y marchar.

Con frecuencia ves chavales, de esos de 10 ó 12 años, buscándose la vida, acercándose al turista y señalando a sus compinches de mayor edad, al posible incauto. Son gente sin presente y sin futuro, aparentemente abandonados de la mano de Dios, en muchos casos colgados por la droga. Curiosamente hay un barrio al lado de Pelourinho al que llaman crackilandia. Por las mañanas los ves tirados, por la calle, más que dormidos inconscientes y cada poco ves a la policía llevándoselos a centros de acogida. Suponemos que es un porcentaje muy pequeño de la población,  pero es el que más se hace notar.

El Pelourinho es el casco histórico de Salvador, fue la primera capital de Brasil durante más de doscientos años. Tiene calles estrechitas, adoquinadas, maltrechas, empinadas algunas, abarrotadas de edificios históricos, iglesias, museos, tiendecitas de souvenirs y muchos botecos.

Todas las visitas a museos, iglesias, monumentos, etc. los estamos programando para hacerlos con nuestra familia cuando lleguen en Navidad.

El Centro Náutico es muy entretenido, siempre hay navegantes de altura con los que departir.

También es el punto se partida de goletas, catamaranes y escunas que hacen paseos por la bahía. Todos llevan la música a tope y mucho barullo. Algunos incluso con un grupo de maracatú, tambores de estilo africano, música rítmica, sabor a Brasil, sobre todo los sábados y domingos.

El día de la boya, hubo una concentración y regata de saveiros, antiguas embarcaciones a vela para transporte de mercancías. Hoy en día quedan unas 20 ó 30 que siguen navegando,  sin motor,  por la bahía.

No vimos la regata pero si la remontada de estos saveiros por el río Paraguaçu.

IMG_3768 IMG_3778
Ojo a los mástiles de carbono

Ahora están llegando los de la Regata – convoy El Soleil, una organización francesa que aglutina a unos 40 barcos que desde Francia vienen al Amazonas, con todo organizado, atraques, visados, permisos, seguridad privada cuando es necesaria, sobre todo en el Amazonas, etc. Según van llegando, sea la hora que sea, se les recibe con cohetes y bocinas, esto parece Valencia en Fallas. Los primeros en llegar tuvieron un recibimiento especial con frutas exóticas, bahiana ataviada con traje regional y recibimiento oficial.  A propósito, los bahianos son muy aficionados a los petardos y cohetes, los tiran en cualquier celebración, como los valencianos.

Sin más que reseñar, en Salvador de Bahía, a 16 de Diciembre de 2.009

Percance en la Bahía de Todos los Santos

¿Uztedez, vozotroz, zaben lo que es un boya de señalización de entrada a un puerto o un canal? Pues una boya es un depósito cilíndrico, de hierro, en el caso que vamos a contar, es de aproximadamente 1,5 m de diámetro y otro tanto de altura, encima del cilindro va una torreta metálica y en su parte superior una lucecita, verde o roja. Pues ni más ni menos que esto, en el paseo que nos dimos ayer por la Bahía de Todos los Santos, apareció como surgido de la chistera de un prestidigitador, debajo de la red de estribor del catamarán.

El susto fue cojonudo. Veníamos navegando de vuelta del río Paraguaçu, con muy mala mar, olas de 1 a 2 metros, cruzadas y seguidas y el viento, F-5, en la nariz. De repente escuché desde dentro un ruido muy fuerte y salí corriendo al exterior sin saber lo que ocurría, paré motores y los tres nos pusimos a estudiar. En principio pensamos en una red, pero no, no era una red. Pronto vimos en la proa el reflejo de una luz verde que alumbraba el mástil intermitentemente, no sabíamos lo que estaba pasando, nos acercamos a proa y vimos un monstruo que trataba de romper la red. En ese momento lo consiguió y la red reventó dejando paso a la torreta que quedó enganchada al catamarán. Hicimos varias maniobras de todo atrás para ver si lográbamos zafarnos. Nada. Como si estuviese amarrada al barco y dando tarascadas y golpes al casco, a la viga de sujeción de los patines y a la que alberga la cadena y el ancla. Efectivamente estaba amarrada por uno de los cabos de la pata de gallina que usamos en los fondeos. Lo cortamos rápidamente y nada. De nuevo atrás y nada. Empujé con el bichero largo, como una mala bestia y no conseguí mover la boya ni un milímetro. Hay que tener en cuenta que este artefacto pesará 500 ó 600 kgs.que mide más de 2 metros de altura y que las olas batían en todas las direcciones. Pensé en la posibilidad de utilizar ese artefacto tan arcaico que se llama palanca. En la sala de motores llevo dos vigas de madera de unos 2 m de longitud. Rápidamente busqué una y utilizándola con destreza, vi que la baliza podía agachar la cabeza. ¡Magdalena los dos motores atrás a toda!. De repente la baliza, acompañada de la palanca, comenzó a agacharse y después de chocar con los tensores de acero del botalón, nos dejó libres. Con la fuerza de ambos motores a toda atrás y la suelta de la boya, el mar nos entró por la popa llegando hasta el fondo del puente.

Inmediatamente después respiramos hondo y empezamos a evaluar el destrozo, con la tranquilidad de que no habíamos tenido ningún percance personal.

Bajé rápidamente a sentinas por si había alguna vía de agua y nada. Por esa parte tranquilos. En la proa la red destrozada y todos los alrededores golpeados, levantada la fibra, escachado el gelcoat, vamos, un devoro.

Lo curioso es que el capi, canturreaba satisfecho. Realmente podía estarlo por como resolvió el percance. Aunque yo creo que cantaba de los puros nervios.

Seguimos navegando y volvimos a encontrarnos con la misma boya verde. Sergio que iba muy atento a la navegación desde el puesto de babor, me advirtió ¡rápido a estribor! Desconecté el piloto automático y pegué giro brusco con la rueda y la baliza pasó esta vez muy próxima por la banda de babor. No dábamos crédito, pero cuando quedó liberada la vez anterior, entre nervios y desorientación, probablemente hicimos rumbos erróneos y volvimos al lugar de partida.

Quiero poner en mi descargo, que un par de minutos antes de la colisión, yo había oteado el horizonte, mais infelizmente (como dicen en Salvador) no vi nada.

Continuamos la travesía y de repente aparece, esta vez por la banda de babor, una lanchita de pescadores con una luz que alumbraba menos que un mechero. Otro susto, aunque este ya fue de pasada, gracias a que los tres íbamos escrutando el frente totalmente “desojados”. A partir de ahí aparecieron varias lanchitas de pesca con mejor iluminación y nosotros con más atención, si cabe, fuimos sorteándolas sin problemas.

Una hora después del encuentro con la boya, comenzó a sonar una alarma. Ojo avizor al panel para pillarla en el momento en que sonaba. Localizado, alarma de nivel de agua en la sentina centro de estribor. Hay vía de agua, aunque pequeña. La bomba en automático se pone a funcionar y achica el agua sin problemas. Esta maniobra se repitió varias veces hasta la llegada a puerto.

Nos abarloamos a un pantalán totalmente vacío que están reparando, cenamos algo y nos fuimos a descansar, una vez achicada el agua con cubos para evitar que sonara la alarma por la noche.

Esta mañana, bien temprano, pasamos a nuestro anterior atraque y hasta la hora de comer, trabajos forzados. Arranchado y limpieza del casco, que estaba hecho una pena, cosido de la red para evitar accidentes, hemos hecho, con mucho trabajo, un apaño que servirá para no caerse al agua hasta que consigamos una red nueva.

Bajada a inspeccionar el casco afectado, en el que al menos he podido ver un golpe fuerte bajo la línea de flotación, por el que entra agua, aunque poca. Debe haber otro golpe que no vi, por el que entra más. Aproximadamente 20 l/hora.

Teníamos previsto sacar el barco esta próxima semana para hacerle el antifouling y reparación de la hélice de estribor y ahora habrá que dar carácter de urgencia a este nuevo percance. Lo que vamos observando es que el caudal de agua está aumentando y que tenemos que estar muy pendientes del sistema de achique.

Este era nuestro primer paseo por la bahía para turismear.

Salimos por la mañana, tranquilamente a motor, izamos velas y esperamos durante dos horas eternas a que se levantara el viento como suele hacer a mediodía. El viento llegó y fuimos ligeritos, 9 y 10 kts. hasta la entrada al río Paraguaçu, una buena navegada de veintitantas millas, muy agradable y cómoda con vientos portantes.

Entramos en el río que tiene, por lo menos, una milla de ancho y más de 20 m de sonda y fuimos a los dos fondeos que señala el derrotero. En el primero pasamos rápidamente de 20 a 1 m. tocamos contra piedras con la pala del timón y salimos a buscar el siguiente. Después de 2 ó 3 intentos encontramos una zona de 5 m de sonda apartada de la orilla. Fondeamos y a comer. El mar y el viento venían de lugares distintos y el fondeo resultó horroroso. Atardeciendo levamos ancla y después de estudiar la zona detenidamente, pensamos que lo más seguro era volver a Salvador. Así lo hicimos y lo demás ya lo sabéis.

De nuestra estancia en Salvador, como que no tenemos muchas ganas de hablar en este momento.

Avistamientos AIS

A falta de noticias de nuestros protagonistas, al menos los podemos ver a través del AIS en la página de Marine Traffic (http://www.marinetraffic.com/ais/)
MWSnap007 2009-12-06, 09_49_04

Port

Vessel’s Name

Arrival Time (LT)

Departure Time (LT)

SALVADOR

PRATI

2009-12-05 22:17

 

SALVADOR

PRATI

 

2009-12-05 12:45

Parece que ayer por la tarde dieron una vuelta por la “Baia de Todos os Santos”, donde están atracados.
MWSnap009 2009-12-06, 09_58_41
MWSnap008 2009-12-06, 09_50_33
Saludos a todos, Toni