Publicaciones

julio 2012
L M X J V S D
« Jun   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Usuarios online

Comentarios

Suscripción RSS

Archivo de julio 2012

Hasta la vista, Brasil

En contra de lo que dijimos en la última crónica, hemos tenido casi 15 días de un tiempo bien bueno, soleado y agradable. Las temperaturas diurnas buenas, sin pasarse y las nocturnas pelín frescas. Ha sido una buena despedida de la Bahía de Ilha Grande y de los fondeos. Días estupendos, de nuevo fondeados en Saco do Ceu y en la Praia do Dentista.

20120628 17'22 01 nueva pesca.jpg
                                         Nueva pesca de Carlos

En el Saco do Ceu aprovechamos para visitar el restaurante Coqueiro Verde que la vez anterior no lo habíamos hecho. Mas que un restaurante es un lugar bonito donde la gente disfruta de la jornada al aire libre, mientras dejan sus barcos en las boyas cercanas. Tiene una pequeña piscina, jardines con mucho coqueiro y como no, cervezas y ricas comidas.

20120630 18'25 02 en el Coqueiro Verde (1)
20120630 18'25 02 en el Coqueiro Verde (2)
20120701 19'26 03 moteros en el Coqueiro Verde.jpg

Fotos del Coquiro Verde y la concentración de motos

Allí vimos el partido de la selección española en que volvieron a proclamarse Campeones de Europa, la pena es que estábamos solos los dos, ante la TV. ¡con los bien que lo pasamos cuando se proclamaron Campeones del Mundo!, con los amigos, en Vinarós, en El Pirata, lleno a rebosar, todos con ropa roja, que diferente esta vez, pero que bueno haber ganado.

Desde el Saco do Ceu, hicimos una incursión a” la Marina más grande de Sudamérica” para ver si allí podríamos sacar el cata. Va a ser que tampoco.

También pedimos a un técnico que revisara nuestras baterías, que empiezan a tener un comportamiento ruin. Aparentemente todas estaban bien, con excepción de 2 que Carlos ya había desconectado. Lo que quedó claro es que hay que cambiarlas ya y que aquí va a ser difícil encontrar unas parecidas a las que tenemos, de gel y ciclo profundo.

Desde allí nos encaminamos a la Praia do Dentista, que tanto nos había gustado, pensando que entre semana estaríamos, como la vez anterior, solitos. En nuestro aproaching, vimos el horizonte poblado de mástiles, algo bien extraño en estos lares.

Coincidimos fondeando con 12 barcos de una “Flotilla de la amistad” al estilo de la del amigo Rik, solo que ésta de Argentina. Realmente 10 barcos argentinos, uno brasilero y otro de Uruguay. Vienen desde Buenos Aires y finalizan su periplo en Buzios, allí dejan los barcos y vuelven a buscarlos en verano.

Lo que perdimos en tranquilidad los dos primeros días de estancia, lo ganamos en relaciones, cosa que nos encanta. Ahora tenemos nuevos contactos en Argentina y Uruguay.

El viernes, día 6, antes de que cambiara la climatología, según las previsiones que teníamos, nos dirigimos a la Marina do Engenho a ocupar nuestra plaza para la estancia del PRATI en la temporada que pasaremos en España sin él.

Ahora, estamos en Paraty, en la Marina donde va a quedar el PRATI, preparándolo para dejarlo solito. Estamos teniendo unos días un poco diferentes porque están fallando las baterías una detrás de otra y el Charly está teniendo trabajo extra. Menos mal que han fallado cuando estamos ya en la marina y que ha sido estando nosotros aquí, en caso contrario hubiéramos pensado que el cuidador había hecho alguna fechoría.
La informática también se ha puesto de acuerdo para dar problemas. Habíamos contratado Internet para el IPad y no hubo manera de que funcionara. Nos dieron 10 días de cortesía en que estuvimos conectados de maravilla, pero cuando llegó la parte que habíamos contratado, no hubo manera. Hemos pasado horas intentando que funcionara y al final un técnico de la compañía VIVO, más listo que los anteriores, se cargó la configuración del IPad. Ha costado un montón recuperar las funciones y algunas ni siquiera lo hemos conseguido. Menos mal que cuando vayamos a casa tendremos con quien contar.

Aquí en la marina tenemos un Wifi y usamos una antena especial para que llegue con buena señal. no sabemos si provocado por este sistema, el ordenador grande también  se ha puesto en huelga. Tiene un problema de RED, tampoco se puede usar.

El barco, salvo el tema de las baterías, queda bien arranchado y listo para estos meses de ausencia, con un marinero que lo aireará y limpiará periódicamente, al menos para eso le hemos contratado y pagado.

El domingo estuvimos de barbacoa en la casa de Michelle y Cidney, en Paraty. Son amigos de Roger, un amiguete nuestro del viaje anterior.

20120708 23'11 06 de barbacoa (1)
20120708 23'26 06 de barbacoa (2)

Fotos en la barbacoa

20120708 19'21 05 en el Ingenio de Cachaza de Paraty (2)
20120708 19'34 05 en el Ingenio de Cachaza de Paraty (1)

Ingenio de Cachaza de Paraty

Por cierto, Roger vino al barco para presentarnos a su mujer y sobretodo a su pequeña Graziela, es un hombre feliz, hace más monerías que si fuera un abuelo tonto. Da envidia.
20120708 17'59 04 Graziela (1)
20120708 18'00 04 Graziela (2)
20120708 18'39 04 Graziela (3)
20120708 18'40 04 Graziela (4)

Fotos con Graziela

También hemos disfrutado de un evento cultural. Este fin de semana se ha celebrado el FLIP, o sea, Feria literaria internacional de Paraty. Nosotros, en plan europeo-escépticos, habíamos supuesto que sería una aldeanaza-gilipulluá. Craso error. Un evento de alto nivel, con una pluralidad de gentes, espacios, visitantes, grupos de música, fotografías y un montaje impresionante. Parece ser que han acudido 35.000 personas a una ciudad que tiene 30.000. Las calles bullen de actividad y todos los establecimientos permanecen abiertos hasta altas horas. Quedamos boquiabiertos y encantados.

20120709 02'38 09 Paraty por la noche.jpg

Foto de Paraty por la noche

Lo del Wifi que tenemos ahora, no ha podido ser en peor momento. Vaya aluvión de malas noticias que tenéis. Nos hemos ausentado unos días de ná y lo habéis roto tó.

Ya mismo estamos ahí, salimos el día 17 de Río de Janeiro y llegaremos para conmemorar el glorioso……..

 

Invierno, en un país tropical

Era algo con lo que no habíamos contado demasiado. Incluso en los países tropicales, el invierno se nota.

Desde que llegamos a la Bahía de Ilha Grande, allá a mediados de marzo, los días inexorablemente han seguido menguando, ahora a las 5 de la tarde la luz es mortecina y la temperatura anima a esconderse dentro del barco. Aunque amanece temprano, la humedad que impregna toda la superficie de cubierta tarda en desaparecer y convertir el barco en un lugar agradable para vivir. Con lo que el día queda reducido a 6 horas de luz y buenas condiciones y 18 de oscuridad, humedad y fresquete.

Esto en el caso de que no llueva, lo que suele ocurrir con mucha frecuencia, hay días en que simplemente llueve, pero otros decididamente diluvia. Nuestra estadística dice que llueve dos días de cada tres. ¡que suerte tuvieron Renata y Zoro!

El barco, aún con nosotros dentro y limpiando todo lo que vemos, se va humedeciendo día a día, tanto las maderas como las paredes de fibra y las que están tapizadas. No podemos imaginar lo que encontraremos cuando regresemos después de tres meses. Nos habían contado que el invierno se traducía en días más cortos, temperaturas más bajas en el aire, las del agua, buenas, cielos azules ya que estamos en la estación seca y calma en general. Según nos ha dicho un argentino que lleva 15 años flotando por aquí, eso era así hasta hace 5 años. Ahora, la climatología ha cambiado y lo de los cielos azules se ha convertido en algo anecdótico.

Hemos pasado el fin de semana en Abrao, capital de la Ilha Grande. Lo hemos visitado por primera vez. Se trata de una población de unos cuatro mil habitantes, escondidos dentro de la mata, pues desde el mar apenas se ven una docena de casitas y su iglesia. Hay callejuelas que suben hacia el morro, con casas bien curiosas, en nada parecidas a las que estábamos acostumbrados a ver por el litoral de la Ilha Grande, que son todas de ricachos. En Abrao vive gente normal en casitas humildes y de vez en cuando se ven detalles de los que recuerdan al más puro Caribe, lavadoras oxidadas en la calle, una máquina de coser, chatarra en general, vegetación exuberante y niños jugando por todas partes.

IMG_9998 IMG_9997
 
IMG_0003
IMG_9999
IMG_9994 IMG_9995
IMG_9996

Una particularidad es que no hay coches, solo una ambulancia, los sanos, turistas incluidos, van en bicicleta o andando. Otra forma común de desplazamiento es por mar, en las escunas que ofrecen excursiones para todos los gustos.

IMG_0001
IMG_0006
IMG_0004
IMG_0005

El inconveniente para nosotros es que no hay ningún atraque para el dinghy, pues las escunas y los taxi boats, lo ocupan todo y no dejan ningún espacio libre en los dos pantalanes existentes. Hay que dejar al pobre dinghy fondeado, lo más cerca posible de la orilla y salir nadando. Esto a medio día, vale, pero a la tarde noche, una polladebedolla. Resumiendo, que sábado y domingo comimos en el pueblo y cenamos en el PRATI. Parece ser que hay un gran ambiente nocturno, desde luego locales hay a montón y turistas bastantes, incluso siendo invierno. Hay Pousadas por todas partes e incluso desde el fondeo se escuchaba música.

Estos días estamos en la Enseada das Palmas, tranquilidad absoluta y el fondeo bien bueno.

Pescar, ayer lo intentamos y solo salió la muestra; un olho de cao que fue indultado por su tamaño, pesaba menos de 20 kilos.

Nos hemos puesto calcetines y leemos con cierta envidia lo de las altas temperaturas de España. En cuanto un día sale el sol, todo es estupendo, nos bañamos y disfrutamos por algunas horas del país tropical. Moro, nun pais tropical, abençoado por Deus……… e bonito por natureza, …..…….