Fuerteventura, agradable sorpresa

Cerrábamos la crónica anterior hablando del vigilante que nos quería cambiar de atraque. El de la noche fue mucho más expeditivo, desalojó a los ingleses que teníamos al costado y a nosotros nos dijo que a cambiar en ese momento. Nos hicimos los ronchas y acordamos que al día siguiente hablábamos con la autoridad portuaria y haríamos lo que él decidiera y éste tomó una sabia decisión, están ustedes bien ahí y aquí estamos.

Puerto de Gran Tarajal (1)
Puerto de Gran Tarajal
Posición  en Gran Tarajal:
latitud         28º 12,36´ N
longitud      14º 01,60´W

Hemos recorrido la isla en tres etapas.

El primer día bordeamos toda la costa este hasta Corralejo, pasando por Caleta de Fuste, sitio muy turístico que no nos encantó, la capital Puerto del Rosario, de la que tampoco tenemos nada que contar.  Al norte de la isla, el parque natural de Corralejo, una reserva natural de dunas de arena, de grandes dimensiones, que nos gustó cantidad y que nos pareció un lugar muy adecuado para inspirar al amigo Forges.

En el Jable junto a Corralejo
de Forges
El viento, que sigue soplando fuerte, anima a los de los parasailing que parecen suspendidos en el cielo

parapentes

En Corralejo habíamos quedado con Raimundo, el hermano de Jesús Rivas, compañero de trabajo y amigo, fallecido hace años. Raimundo, que como su hermano es Jefe de Máquinas, trabaja en la naviera Fred Olssen y teníamos que vernos en el escaso tiempo de parada que hace el barco,  en su continuo ir y venir a Lanzarote. Aunque tuvimos escasamente media hora para charlar, nos pusimos al día y renovamos el buen feeling que se creó entre nosotros, durante la enfermedad de Jesús.

Hemos quedado para vernos, con calma, en Las Palmas. Esperamos su visita.

Después nos desviamos hacia el interior, a un lugar llamado Lajares, donde hay una Casa Rural, el Patio de Lajares,  que el amigo  Pichón nos había recomendado. Lugar estupendo, decoración preciosa y comida “de escándalo” como decía la recomendación.
Desde aquí a la costa occidental, un pueblo llamado El Cotillo, donde el capi se enrolló con un pescador, muy amable, que además de mucha y animada conversación,  nos regaló una aguja para hacer redes, algo que llevábamos tiempo buscando.

Con Mingo en El Cotillo
El Cotillo

El puertito es precioso,  recoleto, abrigado y pintoresco y junto a él una torre de vigilancia para proteger la zona de los ataques piratas. Tras el muro,  que da sombra a los contertulios, un paisaje de mar abierto.

El segundo día recorrido por la zona centro, Betancuria, antigua capital y sus alrededores.
Desde Pájara, pueblo chiquitín y con mucha vegetación, empieza el puertito de montaña, paramos en un lugar con vista panorámica y acudieron dos cuervos a hacernos una visita, nunca los habíamos visto tan de cerca
¿Quien será más cuervo
Nos permitieron acercarnos hasta un par de metros, ¡Que pico y que garras tienen los jodios!
Un poco más arriba, las ardillas. Una familia de guiris, con una niña pequeña, daban de comer en la mano a un montón de ardillas,  que correteaban a gran velocidad subiendo y bajando al mirador. Una bolsa de cacahuetes, sin pelar, animaba la fiesta.
Adaptacion de las especies (1)
Adaptacion de las especies

¡que simpáticas! te cogen la comida de tu mano sin ningún aspaviento. Alguna de ellas hizo una incursión hasta el dedo gordo del pie por si había algo que rascar. Los cuervos viendo el condumio, también se acercaron a la fiesta y las ardillas salieron disparadas. Al cabo de un rato volvió la armonía, cuervos, ardillas, guiris, e incluso nosotros.

Carretera adelante, el pueblo de Vega de Rio Palmas, lugar también pintoresco con un pantano al fondo del valle, que actualmente está cegado por el barro y sobre el que vimos excursionistas.
Vega de Rio Palmas

En la plaza del pueblo, parada en Casa Antonio, otra recomendación que mereció la pena, un lugar regentado por alemanes,  que es un pequeño museo de tradición y buen gusto, con un patio lleno de flores y frescor.

Betancuria, una villa histórica, muy cuidada formada por un conjunto de monumentos y edificios que destacan en la arquitectura insular.
Cerca de Betancuria, el monumento a los reyes antiguos de la isla, que sospechamos que no serian tan altos, a tamaño naturá.

Antiguos reyes de la isla
Seguimos ascendiendo hasta el mirador de Morro Velosa, desde donde se divisa la mitad de la isla, Resulta espectacular, pero nos ha tocado visibilidad reducida por nubes y las fotos no merecen la pena.
El tercer día, rumbo sur.
Contra lo que habíamos imaginado, no todo son playas en el sur, hay un paisaje de montaña, con un pico de más de 800 metros que resulta muy atractivo. Una vegetación exuberante en algunos lugares y por supuesto unas playas inmensas.

Rotonda especial Rotonda especial (1)

Rotonda con arte en la zona de Costa Calma

Pasamos por el puerto de Morro del Jable y desde ahí, por pista de tierra y caminos serpenteantes, hasta el Puertito de la Cruz, unos 20 Km. que se hacen un poco largos por lo árido del paisaje.

En un bareto, sobre el acantilado, comemos el famoso “caldo de pescado”, que es un guiso caldoso de pescado y patatas, acompañado de un rico gofio, también marinero. Lo sirven en la mesa, en una pota de tamaño considerable.

Al final el camarero levantó la tapa y dijo: se han portado.

chiringuito en Puertito de la Cruz
Al fondo el faro de Jandia, lugar más occidental de la isla y con una curiosidad en sus inmediaciones, la gente ha ido haciendo corazones por el suelo, con piedras, poniendo en ellos los nombres de su amor.

corazones junto al faro de Jandia

Desde aquí se pueden ver las costas de barlovento y sotavento
Barlovento en Cofete

entrenando para Cabo de Hornos

De regreso hacia el Gran Tarajal, parada en Morro del Jable, linda playa en la que nos dimos un baño y nos zampamos un gintonic para ayudar a digerir el cherne.
Morro del Jable
Y para finalizar:
la cabra, la cabra, la puta de la cabra……..
Fuerteventura
…………..la madre que la parió, chis, chis,  que resulta que es el símbolo de la isla,

Está anocheciendo, y la luna, como un plato,  está asomando por encima del dique que tenemos a nuestra popa.

Mañana, al amanecer, rumbo a Las Palmas.

7 thoughts on “Fuerteventura, agradable sorpresa

  1. ¡¡Que bonito!!
    ¡¡Que envidia!!
    Pa vivir así, mejor no morirse.
    Un abrazo y buenos vientos.

  2. Con vuestro buen y detallado reportaje me habéis dado un buen repaso que agradecerá mi memoria del viaje que hice a Fuerteventura: Corralejo, Lajares, las puestas de sol en el Cotillo…Os sigo atentamente.Besos

  3. Vaya, vaya!. Rutita completa a Maxorata. No sé si vieron desde el alto la playa de Cofete, en barlovento, y también las dos pistas de aterrizaje (de tierra) que usaron los nazis en la 2ª Guerra Mundial. En el Puertito vive aún alquien que vivió los movimientos. Igual le vieron por allí.
    Hasta próximo contacto, quedo a la escucha en el 16. Saludetes.

  4. Lo que dice Luiti. Hay que instalar el localizador, para controlar los pasos desde casa. En el Puerto de la Luz hay una empresa muy buena, y ellos se encargan de darte de alta, etc. Si necesitas info me avisas.

  5. Querida Prima y Carlos.-
    Desde la Patagonia Argentina,seguimos vuestro recorrido y saber mas de vosotros,realmente son unos «genios»los admiro de verdad,veo que el Prati es maravilloso y los lugares de han estado lo mismo.-Espero verlos en el Golfo San Jorge,en Argentina, en la provincia de Chubut , recordando momentos cómo los vividos en éstas tierras,los esperamos .-
    Un abrazo Y besos
    Poly

  6. q tal ????????
    como os va por las islas????
    preciosas las fotos y supongo que fuerteventura tambien!!!
    joooooooo!!!!que envidia!!!!!!!!!
    un besazo

Comments are closed.