Gran susto

La navegación por Lamakera Strait alterna continuamente ratos con la corriente en contra y a favor, con lo que la media de velocidad no es tan mala.
Estamos navegando por Leba Leba Bay y buscamos la zona de babor para escapar un poco de las corrientes que nos agitan como si fuéramos un corcho.
La zona es muy ancha, más de 3 millas en la parte estrecha. Todos los tres en cubierta, estudiando el posible fondeo.

De repente, un ruido sordo, frenazo en seco y los cajones de los cacharros de cocina que salen disparados, aumentando la confusión. Nos miramos con cara de idiotas. Piet asoma por la banda y dice: very bad news. Carlos desde la otra banda lo confirma. Hemos tocado un bummie de coral.

Yo, personalmente, me quedo anonadada. No hay otra palabra posible para definir el momento. El motor se ha parado y desconocemos el alcance del daño.
Se arranca el motor de nuevo y echamos atrás por donde veníamos.
Piet se tira al agua, amarrado a un cabo largo para que la fuerte corriente no se le lleve.

Contenemos la respiración hasta que aparece y dice que solo está afectada la orza de estribor que llevábamos bajada.
La orza es la que ha chocado con el bummie y ha provocado ese frenazo en seco que nos recordó la experiencia con la boya, verde ella, en el aproaching a Salvador de Bahía. ¿Te acuerdas, Sergio?

Esta vez es de día, no hemos quedado atrapados y aparentemente no hay daños en los cascos. Por supuesto, vigilamos sentinas, compartimentos de motores, etc,
Despacio y sin que se nos pegue la ropa al cuerpo, llegamos al fondeo de Teluk Sagu, en la parte norte de la Isla Adunara, en Flores.

Los recuerdos de la forzosa estancia en Rikitea, Islas Gambier, tras el toque al Coral, nos persiguen. En ese momento íbamos a 2 kts. y la avería fue seria. Esta vez íbamos a 6 kts y podía haber sido peor.

En el fondeo, Carlos vuelve a inspeccionar la orza y los cascos. Todo es como Piet dijo. Tenemos una fisura en la parte baja de la orza de estribor de unos 60 cm. y nada más.🤞🤞🤞🤞🤞🤞
Hemos subido la orza para evitar que la presión del agua en navegación pueda abrirla más e intentaremos encontrar un lugar para repararla. Si no es posible, quizá se pueda tratar de amarrarla para que se mantenga pegada y en último caso, no usarla.

El susto ha sido tremendo, porque conocemos lo que un incidente como ese puede provocar en estos lugares tan aislados y sin medios.
Hemos agradecido al PRATI su comportamiento en esta ocasión y no dejamos de sentirnos felices por la suerte que nos ha acompañado en esta ocasión.

Aunque intentamos saber porqué ocurrió, no sabemos si las corrientes nos desviaron de nuestra ruta o simplemente nos despistamos y bajamos la guardia por la distancia aparente que había a la orilla. 😡 Pero pasó y no hay vuelta atrás, salvo extremar las precauciones.

Estamos en la posición:

Latitud.- 08° 14’449 S
Longitud.- 123° 13’415 E

Tenemos un pueblo en la otra parte de la bahía y les haremos una visita en breve.
Ayer, en cuanto echamos el ancla, se presentaron unos chavales con una canoa de madera, pidiendo cualquier cosa posible. Aunque lo único que realmente entendimos fue: mister, money.

Nos bañamos tan ricamente. El agua está a 30° y transparente.

Nada más, por el momento.

MH