Despedida de Australia

Nuestro tiempo en Australia está tocando a su fin. Mañana, miércoles 21 de agosto, tenemos concertada la cita con Australian Border Force, para hacer oficial la salida del país. El viento parece favorable e Indonesia nos espera.

Este es nuestro track desde Polinesia Francesa y en rojo, dentro de Australia, el recorrido que hicimos el año pasado, sin el PRATI.

Detalles de la Great Barrier Reef, con «sus circunstancias»

 

Hemos disfrutado de estos días en Darwin. Es un lugar lleno de actividades y con gente muy animada y aficionada a los bares, sobre todo por la noche, eso nos resulta familiar y nos encanta.

 

Ha coincidido estos días la 40th edición del Festival de Darwin. Una especie de feria que se celebra durante quince días con actuaciones de todo tipo, teatro, variedades, música, danza, puestos de comida y bebida y la gente llenando los recintos, al aire libre,  en un ambiente relajado y feliz, familias enteras, de etnias muy diferentes, disfrutando.

 

Como hay gente para todo, cerca de nuestra zona de atraque en Cullen Bay, en Mindil Beach,  se celebra dos veces a la semana, jueves y domingos, un mercado con los típicos puestos de artesanías y un montón de lugares con diferentes tipos de comida.

Qué rico este «pirulí» de patata.

También está presente nuestra famosa paella, cuyo aspecto nos resultó bastante bueno.

 

 

Todo el mundo se organiza su comida y muchos de ellos se instalan en la playa para ver bajar el sol. Los dos días que lo hemos visto ha resultado precioso, con un color rojo, mantenido en el horizonte, espectacular. Cuando el sol se oculta, la gente aplaude. Curioso.

 

 

 

 

 

 

 

 

El fin de semana, por la noche, en la ciudad, todo estaba a rebosar y en los distintos locales, las músicas se superponían unas a otras. ¡vaya movida!.

Aquí, en la zona de la Marina, el ambiente es más de restaurantes y se termina un poco más temprano, salvo en Lola’s Pergola, que tiene siempre una música ochentera buenísima y donde se puede tomar una copa después de cenar.

 

Por las calles de Darwin y en todos los eventos, los larrakia son la nota triste. Se les ve tirados por las calles, o en la zona de la playa, muchas veces bebidos, sucios, pidiendo. También hacen música, por llamarlo de alguna manera, para animar con las propinas. Parece ser que fueron expropiados de sus tierras y que ahora no tienen un futuro muy alagüeño. Es triste verles deambular como almas en pena. Pero no conocemos lo suficiente sus acuerdos con el Gobierno australiano, para poder opinar.

Hasta Indonesia, no habrá más fotos, volveremos a las crónicas escuetas de navegación.

Saludos a todos desde este pais que nos ha encantado visitar.

MH