Por el Sur, buscando el viento

Fondeo en Loh Liang (Komodo)

 

Los famosos dragones.

Nos ponemos en ruta a las 6 de la mañana. Por la experiencia previa queremos tener la corriente a favor en el pasaje entre Rindja y Komodo, hacia el sur.

Las corrientes, fuertes, nos son favorables, aunque de vez en cuando nos sacan de rumbo sin previo aviso y vamos expectantes entre tantas islas, islotes, rocas sueltas y demás que jalonan el camino.

 

Para completar la situación el viento, que entra justo por la proa, sube hasta los15 kts. y provoca escarceos contra la corriente.

Saliendo del dichoso pasaje, en una zona en que tiene más de 8 Nm de amplitud, cuando esperábamos navegación más tranquila, el barco arrumba, él solo, hacia el S, sin haber modificado el rumbo W que llevábamos. Íbamos a motor porque el viento había desaparecido prácticamente. Pruebas y más pruebas, incluso un giro de 360° y el rumbo sobre tierra es siempre S o SE.

Durante más de una hora seguimos así, sin poder controlar el rumbo, hasta que la corriente pierde un poco de fuerza y podemos ganar SW.

Durante las pruebas dejamos el barco a la deriva, motor parado, e iba a 6 kts. hacia el S. Lo que quiere decir que la corriente era de más de 6 kts.

Con vientos muy suaves y génova, nos hemos dejado llevar durante 5 horas a rumbo SW, si no puedes vencerla, únete a ella y después, por fin, hemos arrumbado al W.

El viento de F-1-2-3, o sea, vela de milagro + motor. De momento por el S tampoco hay viento. Hemos decidido esta ruta, aunque no tiene fondeos intermedios, buscando el viento.

Por fin, al anochecer, se establece un viento de F-3 del SE y apagamos el dichoso motor. Avanzamos despacio, 4-5 kts pero es suficiente.

En el cambio de guardia entre Piet y Carlos y ante la previsión de vientos más fuertes, izan mayor para dar estabilidad al barco.

El viento en lugar de subir, baja y tras tres horas con una media de 3 kts. arriamos mayor e incluso enrollamos génova. A trancas y barrancas hemos hecho 11 horas a vela, algo es algo.

Un par de horas a motor y el viento aparece para quedarse. 👍

Navegación tranquila, velocidades que nunca superan los 6 kts ni bajan de los 3 kts, con lo que nos damos por contentos.

Las noches, con algún grupo de barcos pesqueros en nuestro rumbo, siempre iluminados.

Al calamar

Nos hemos separado lo más posible del Alas Strait, entre Sumbawa y Lombok, para evitar que las corrientes nos afecten en exceso.

La entrada en el Lombok Strait, con Bali en su orilla W, empieza con la corriente a favor. Necesitamos hora y media para llegar a destino, dice el capitán. Pues va a ser que no, en media hora cambia el sentido de la corriente y a empujar con los dos motores y la vela. El viento llega a los 25 kts y así y todo no pasamos de los 5 kts de velocidad.  Tuvimos la suerte de que ya estábamos dentro del estrecho y pudimos seguir, a pesar de las dificultades.

La guinda del pastel la pusieron los barquitos locales. No sabemos si sería una regata o su procesión del Carmen, pero nos cruzamos con más de 100 barcos, la mayoría a vela, con vistosos colores y maniobras que en algún momento nos pusieron nerviosos.

Ya en la bahía de Gili Gede, donde está la Marina a la que nos dirigimos, aparece el último obstáculo, está minada de boyas de algún tipo de granja marina.

Con todo y con eso, llegamos sanos y salvos a una marina donde no contesta nadie al VHF y donde vemos un montón de barcos en boyas. Ninguna libre. Echar el ancla entre ellos no parece muy seguro, así que nos abarloamos a un pantalán y mañana será otro día.

Estamos en la Marina Da Ray en la posición

Latitud.- 08° 45’72 S

Longitud.- 115° 55’90 E

Hemos navegado 58 horas para recorrer 278 Nm desde Komodo y hemos conseguido navegar a vela 43 horas ⛵️

MH