Labuan Bajo en Flores Island

El día de nuestra arribada a Labuan Bajo, nos quedamos en el fondeo más alejado de la ciudad, la luz empezaba a bajar y viendo la cantidad de barcos locales que había en nuestra derrota, no nos atrevimos a seguir.
En este fondeo, había en ese momento 10 ó 12 veleros, de distintos países, la mayoría unidos por un rally a través de Indonesia 🇮🇩 y con final en Singapur 🇸🇬 .
Barcos de Holanda 🇾🇪,  Suecia 🇸🇪,  Francia 🇫🇷,  Nueva Zelanda  🇳🇿,  Australia, 🇦🇺,  Estados Unidos 🇺🇸,  Escocía 🏴󠁧󠁢󠁳󠁣󠁴󠁿 y ahora España 🇪🇸.
Al día siguiente, al dinghy y de exploración.
Habíamos leído que Labuan Bajo es el lugar más turístico de la zona. Aquí está el aeropuerto que permite visitar el Parque Nacional del Dragón de Komodo, donde además del famoso animal, hay lugares especiales para buceo y snorkel. Le dijimos a Piet que estábamos llegando a Marbella 🤣🤣🤣
Casi media hora de dinghy, entre barcos y más barcos, de los que pasean turistas y los que llevan a los lugares de buceo. La cantidad es impresionante y pensando que estamos en la temporada alta, no entendemos como puede haber tanto barco sin actividad.

El puerto es una locura, botes por cualquier sitio que van y vienen a su bola, suciedad, boyas y cabos flotantes, vamos, un poco de todo.


Hay unos pantalanes, altos sobre el agua, denominados puentes, con escaleras en algunos puntos y allí dejamos el dinghy.
Tenemos una Guía de Indonesia, que solo tiene 8 años y su información ya no vale. Hablaba de un dinghy’s dock y de unas boyas enfrente de la ciudad, que no tienen nada que ver con la realidad actual.
Pequeños negocios, tiendas de todo tipo, cantidad de agencias ofreciendo paseos a bucear y visitar las playas, suciedad, mucha gente, muchas motos y las furgonetas coloreadas que transportan al personal.

En el supermercado más grande, encontramos bastantes cosas para comprar, incluso algún queso, cosa que en Kupang no había ni en el Carrefour.

Entre la calle principal, atestada de negocios y la zona costera, discurren unas callejas, estrechas, mugrosas, a distintos niveles, sin que se les vea el final. La gente nos miraba extrañada y fisgaban nuestras bolsas de la compra con total descaro.

Cuando volvemos a bordo, no hay nadie en los barcos que nos rodean, los dinghies están en la playa, cerca del hotel y allá nos vamos para conseguir informaciones de interés.
El hotel, Puri Sari Beach, agradable y muy tranquilo, recibe encantado a los navegantes. Allí charlamos con los suecos que están felices a remojo en la piscina. Ellos nos remiten a otro catamaran, esta vez australiano, que tiene el contacto para comprar combustible, al margen de los barcos del rally que tienen su propia organización.
Cenamos con un grupo de navegantes y pasamos una buena velada. La comida de Indonesia nos está encantando. El arroz lo bordan, los calamares 🦑 saben a calamar y los guisos son muy de nuestro gusto. Además hemos conseguido preparar “tinto de verano” pidiendo cada cosa por separado. Todo Ok.
Regreso a la playa. Los dinghys están unos en seco y otros dentro del agua, con sus anclas, dependiendo de cuánto tiempo lleven ahí.
Al día siguiente se van la mayoría de los barcos, solo quedamos dos.
Volvemos al hotel, dejando el dinghy en la playa y desde allí hay un transporte a la ciudad, mucho más cómodo que buscar donde dejar el dinghy con tranquilidad.
Concertamos la compra del diésel y tenemos que visitar los cajeros para conseguir el efectivo.
Cena de nuevo en el hotel. Esta vez los tres solos.
Por la noche llueve, novedad. Poco, pero llueve.
Hoy se marchó el otro barco. Todo el fondeo para nosotros.
Han venido a traernos el diésel y ver el tema de la orza.

Aqui la gasolinera flotante.

 

Dicen que pueden hacer la reparación y entre todos, con la driza de code 0 y otra maniobra con la driza de mayor,  en los dos agujeros por los que pasa el cabo normal de maniobra de la orza, la han sacado y colocado  en el techo de su barco 🤞🤞🤞🤞
y dicen que lo tendrán listo para el lunes.
Una vez que la orza está fuera del casco, se necesitan 3 personas para ir controlándola y dejándola en plano. Más una o dos personas para maniobrar los winches de mayor y de Code 0.
Como el barco en el que trajeron las garrafas de diésel tiene un techo potente, de madera, colocaron unos listones y allí la emplazaron para el transporte al taller.


Por la tarde visitamos el taller.


Hemos decidido cambiar el fondeo para estar al lado del taller.
Estamos fondeados en un lugar llamado Waecico, que está, como el fondeo anterior, a 2 Nm de la ciudad, solo que en distinta orientación.
Nuestra nueva posición es:
Latitud.-      08° 27’658 S
Longitud.- 119° 52’217 E
Tenemos 15 m de sonda. En la playa el Sylvia Hotel.

El tema de la orza va bastante bien, esperamos instalarla hoy y mañana partir hacia Komodo.