Corriente en contra

Esta pequeña travesía de Kupang a la Isla de Flores está dando mucho que “sufrir” Empezamos con la prueba del Code 0, como comentaba ayer.
Nuevo cabreo, porque no hay manera de que abra y cierre sin tener que montar el numerito en la proa del botalón.
Pensar en toda la movida que supuso prolongar el botalón en Whangarei, para alojar tres velas de proa y que no podamos usarlas todas, cabrea.
El capitán se lo toma muy a mal y ha castigado al pobre Code0 al ostracismo. Bueno, realmente lo hemos amarrado al trampolín de estribor y no piensa volver a probarlo hasta no tener solución de otro tipo.

Conseguimos navegar 5 horas con mayor y génova. Después el viento se negó y nos tocó arrancar motor.
En Kupang compramos cinco garrafas de gasoil que hubo que transportar por la playa hasta el dinghy, hacer dos viajes, subirlas al barco y trasegarlas a los depósitos.
Así que cuando hay que ir a motor no solo nos molesta el ruido, nos fastidia consumir, en esta travesía de tres al cuarto, el gasoil que dio tanta lata conseguir. Amén de vigilar que fuera de calidad aceptable para evitar problemas posteriores.
Catorce horas navegamos sin problemas, velocidades de 5 y 6 kts y con lanchas pesqueras alrededor.
Cuando entramos en Lamakera Strait, empezaron a afectarnos las corrientes, la mayor parte del tiempo en contra, de hasta 5 kts. y el avance se ha ralentizado de forma espectacular.
Contábamos con llegar al fondeo de Teluk Sagu, en Adunara Island, para la hora de comer y ahora estamos dudando de si llegaremos con luz.
Flores no es una sola isla, son varias, separadas por sus correspondientes estrechos y las consiguientes corrientes de las que no hemos conseguido averiguar la secuencia.
Cuando llevamos 24 horas navegando, estamos rodeados de islas, crestas de volcanes y vegetación. También, de vez en cuando, de ríos de plástico y basura en general.

Nuestra posición a las 11 de la mañana es:
Latitud.- 08° 19’13 S
Longitud.- 123° 18’40 E

MH