Publicaciones

diciembre 2017
L M X J V S D
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Usuarios online

Suscripción RSS

Samoa y Tonga

Las casi tres semanas que pasamos en Apia (Samoa W) fueron tranquilas y relajantes. La Isla es verdaderamente bonita y cuidada. A pesar de la pobreza, de la que todas las informaciones hablan y de un paro que dicen que está en el 60%, parecen un pueblo feliz.

Hicimos un recorrido en coche por toda la isla y nos sorprendió la limpieza y lo cuidado que está todo. El césped recortado siempre en las orillas de la carretera, flores y plantas de color adornando por doquier, como si hubiera un concurso para elegir el paraje mejor cuidado.

Las casas, en su mayoría, no tienen paredes, solo techos, suelos y columnas. Eso sí, suelen tener una para la familia y otra para las visitas y los huéspedes.

Las iglesias abundan hasta extremos difíciles de entender. En cualquier paraje, en lugares con dos casitas, hay una iglesia o dos.

Según parece, las familias dan parte de sus ingresos, aunque sean pocos, a su iglesia y normalmente en los oficios religiosos leen las cantidades que cada familia ha aportado. Esto es para que se sientan libres de dar lo que quieran……

El inconveniente, para nosotros, es que no hay buenos fondeos y los veleros se concentran en Apia únicamente, con lo que tras la visita a la isla y el periodo de relax, para olvidarnos de la travesía desde Huaine, que fue realmente mala, no había mucho más que hacer.

Esa travesía de Bora Bora a Tonga, es llamada "The dangerous Middle". A nosotros nos pintó muy dura y a  todos los navegantes de otros veleros, con los que hemos hablado, les pasó más o menos lo mismo. Algunos, con parada intermedia en las Islas Cook, tuvieron que abandonar los fondeos y seguir la travesía por ser peor el remedio que la enfermedad.

Desde Apia, se abren los destinos, unos hacia Fiji y otros a Tonga. El PRATI, como estaba previsto, arrumbó a Tonga.

Tras los dos días en el fondeo de Port Maurelle, el lunes, día 25, nos vinimos a Neiafu para hacer la entrada oficial al país.

En el canal de entrada, una especie de fiordo, largo, profundo y totalmente protegido, fondeado un gran crucero. Lanchas de desembarco que van y vienen.

20170924 09'48 20 1-crucero

Nos abarloamos al muelle pesquero, ya que el muelle principal estaba ya ocupado por varios veleros. Eran las 10 de la mañana.

Pronto apareció a bordo el funcionario de "Salud". Nos pidió, por primera vez en nuestras travesías, certificados de vacunación. Nos preguntó si estábamos sanos y expidió el certificado correspondiente que costó 40 €.

Y a esperar. Y a seguir esperando. Defensas arriba y arriba porque la marea está bajando.

Seguimos esperando.

A más de las 4 de la tarde, aparecieron los dos funcionarios que faltaban. El de la "Cuarentena" y el de "Aduanas-Inmigración". Ambos, como ya era muy tarde y nosotros su último trabajo ese día, despacharon rapidito y sin poner ningún inconveniente. Esta vez, tarifa baratita, 8 € y ya podemos arriar la bandera amarilla.

El fondeo es espectacular, hay por encima de 60 barcos, la mayor parte en boya, en profundidades de más de 30 m. Otros cerca de las orillas, al ancla.

Como llegamos los últimos, estamos bien al fondo y mientras pescábamos la boya, descubrimos un vecino conocido, el Maya, con quien ya estuvimos en Rikitea, tiempo ha.

Este es el puerto natural más protegido en el que hemos estado. Es una rada natural, en zigzag, a la que es imposible que entre el mar que está a unas 6 Nm.

Hay un montón de bares y restaurantes. Un mercado de frutas y verduras y varias tiendecitas, con suministros de alimentación básicos, regentadas por orientales.

Neiafu, la capital del archipiélago de Vavau, tiene una población de 5.000 habitantes.

Muy pintoresca la cabaña de cerdos, algunos sueltos por las calles, y que son cuidados y respetados.

Localizamos inmediatamente la "Basque Tavern". Papu, el propietario, es un guipuchi que llegó en 1.988, con 12 años de edad, navegando con su padre y sus tíos. Dos barcos, el de los tíos de 36 pies y el del padre de 25. Y aquí se quedaron.

Sus tíos, Maria y Eduardo, tienen en la isla de Tapana, un restaurante famoso por su paella y por las fiestas que se montan con Eduardo a la guitarra. Iremos pronto.

Estas noches estamos disfrutando de la conversación en castellano y de la cocina española. Con ingredientes muy distintos, pero con sabores españoles.

La Taberna está ubicada en lo alto de la ladera y tiene muy buen ambiente y bonitas vistas al fondeo.

Estamos en la Posición :
18° 39’122 S
173° 59’142 W

3 comentarios para “Samoa y Tonga”

  • Jesús:

    Esto ya tiene otro aspecto. Da gusto veros recuperados y metidos en faena
    A partir de allí las aguas hacia Nueva Zelanda no son ni cómodas ni fáciles hay que extremar el cuidado y la prudencia
    Aquí también estamos de fiestas con Sardana. Supongo que. Vosotros ya habéis votado supongo. Aquí la cosa está entre Expaña o elecciones generales constituyentes. Y tendréis que sacar pasaporte para ir a las Ramblas que ya no será espacio de la Unión Europea. Kids Ros mucho. Bss

  • Esta crónica nos situa muy bien para saber como está todo. y parece que ahora es muchisimo mas agradable. Cuando podáis poner fotos de esos lugares, que dices están tan cuidados. Estais en destinos que tenemos idealizados desde aqui, Bora Bora, Fiji, etc..
    y aqui aguantando a los plastas de los catalanes independistas, que ya es insufrible..Este tio tiene un alien en su cerebro que no coordina y la que está liando el gili…..
    Disfrutar mucho.
    besos mil.

  • Gustavo Biancalana:

    Me sonreí al leer que los cerdos estaban sueltos y cuidados y respetados
    Aquí, en mi país, ya hubiesen sido sacrificados para algún Asadito Dominguero
    Saludos Amigos!!!

Deja un comentario